Diario de Información y Análisis de Intereconomía
TRIBUNA

Caos en Oriente Medio

Es absurdo pensar que sin ideas claras se puede ganar una guerra. De hecho sin ellas tampoco se puede actuar en política.

Por no se sabe qué razón, la incoherencia de la actual administración estadounidense es cada vez más evidente en algo esencial para su país y para el mundo: la política exterior. Desgraciadamente, en Occidente los medios no cesan de atacar a Trump precisamente por aquellas cosas que son positivas: el control de la inmigración, el patriotismo económico y la lucha desigual que mantiene con su “estado profundo”.

 

 

A la vista de los acontecimientos, cada vez creo más que, finalmente, el gabinete de Trump no va a distinguirse de los precedentes. Sería una pena, y ojalá me equivoque, pero Trump parece decidido a implicarse más en la locura colectiva en que se está transformando el Oriente Medio.

La semana pasada su gobierno envió 400 marines a la ciudad de Raqqa, controlada por el Daesh, junto con un número indeterminado de “rangers” a la región de Manbij. La noticia se hizo pública el pasado 5 de marzo y la prensa local silenció la noticia, si bien tres días después se hicieron públicas imágenes del 75º Regimiento de “rangers”, a bordo de vehículos “Stryker” aproximándose a Manjib. Así mismo, los EEUU mantienen 2500 efectivos más en Kuwait para ser utilizados en Iraq y en Siria.

La coalición ruso-siria está derrotando poco a poco al conglomerado del Daesh y Al-Qaeda, respaldado a su vez por las potencias occidentales –EEUU, Francia y UK- por Arabia Saudí y, discretamente, por Israel. De paso los EEUU han escogido como aliado en la zona, y para empeorar las cosas, al Partido (kurdo) de la Unión Democrática (PYD), una escisión del antiguo PKK, que busca la creación de un Estado kurdo en el norte de Siria, cosa que Turquía –tradicional aliado de los EEUU (¡?)- no aceptará jamás.

En Iraq, han llegado 5000 efectivos y nuevas formaciones del ejercito iraquí han sido dotadas con tanques M1 Abrams, Humvees y otros transportes ultramodernos, quizás respondiendo al llamamiento del General Joseph Votel, por más efectivos para “pacificar” la región. En Yemen, la guerra no mediática pero muy real, alentada por una coalición saudí-estadounidense, se cobra muertos día tras día y al mismo tiempo, la marina de los EEUU no cesa en su rifi-rafe con los iraníes que, si se dejaran arrastrar a la guerra, provocarían un conflicto de proporciones mundiales.

De manera similar al “surge” del presidente Obama, esto parece más bien un “surge” hacia el caos, ahora que el ejército sirio y Rusia están derrotando al Daesh, a punto de perder la ciudad de Mosul y su capital en Siria, la ciudad de Raqqa. 

Todo esto es una pura locura en el que, primero, a veces no está claro quién combate a quién; segundo, los EEUU carecen absolutamente de una línea de actuación definida y, por último, la nueva administración Trump parece decidida a involucrarse más en el presente estado de cosas, a golpe de decisiones irracionales con potencial de empeorar la situación del conjunto.

El tablero de operaciones –especialmente en Siria- se parece a la guerra de los cien años en Europa, en la que un montón de facciones se combatían entre si respaldadas por potencias foráneas. Sin embargo hay algo claro: la implicación de los EEUU en el conflicto y, en concreto, la carrera por Raqqa es una muy mala noticia porque la cuestión no está relacionada con derrotar al Daesh sino con que, si efectivamente los EEUU ocupan la ciudad, hay pocas o ninguna probabilidad de que el territorio ocupado sea devuelto a su legítimo dueño, el gobierno Sirio. Más bien, servirá de base de operaciones para implementar en la región las políticas neoconservadoras para el “cambio de régimen”.

Si esto es así, la guerra y el caos estarán asegurados para la próxima década en todo Oriente Medio. La solución pasa por hacer causa común con los rusos y el régimen de Assad, aniquilar al Daesh y respetar el tratado con Irán. Todo lo demás conduce al desastre.

Publicidad

Colabora con Intereconomia

Opinión Columnas
24 Marzo 2017
Si la industria del aborto ya ha transformado en beneficio económico los cuerpecitos de tantos inocentes, no es de extrañar que ahora se pretenda convertir en mercancía la mismísima procreación.
Opinión Columnas
17 Marzo 2017
Es absurdo pensar que sin ideas claras se puede ganar una guerra. De hecho sin ellas tampoco se puede actuar en política.
Opinión Columnas
10 Marzo 2017
La expresión “las cloacas del Estado” quiere decir algo parecido pero en realidad no solo se trata de trabajo sucio sino de la utilización, al margen de la luz pública, de mecanismos contemplados por la ley y de instituciones que todos podemos ver.
Opinión Columnas
3 Marzo 2017
Este artículo es una apología de la liberación y un rechazo a los medios que todos los días quieren rebajarnos al nivel de pensar lo que ellos piensan.
Opinión Columnas
24 Febrero 2017
El Estado español está en jaque a causa de décadas de fraudes históricos sobre los que los nacionalismos periféricos han crecido y de los que se han valido para educar a varias generaciones.
Opinión Columnas
17 Febrero 2017
Escuché en 1982, en directo, al entonces Juan Pablo II que nunca se podía legitimar la muerte de un inocente y hoy pienso que, si no se puede legitimar, tampoco se puede enterrar en el olvido.
Opinión Columnas
9 Febrero 2017
Opinión Columnas
3 Febrero 2017
Opinión Columnas
27 Enero 2017
Estamos en un momento en el que una proporción creciente de nuestros conciudadanos piensa que, o estás de acuerdo con ellos o eres un “fascista”.
Opinión Columnas
19 Enero 2017
El tratado con Irán es del mayor interés para todo Occidente y constituiría una estupidez gigantesca –o algo peor- denunciarlo.