Diario de Información y Análisis de Intereconomía
entrevista a Fernández Díaz

'Ciudadanos vota más con la CUP que con el PP'

Rosalina Moreno
El líder del PP en Barcelona relata en GACETA.ES por qué Colau es un lastre para la ciudad. Alerta de que la ha entregado a la prostitución, 'okupas' y manteros, y que pretende adoctrinar "incluso a los más pequeños".

El popular está tremendamente escandalizado con el viaje de la CUP, Podemos y el entorno de ETA a Venezuela, pagado por Nicolás Maduro, que curiosamente ha salido a la luz tras las elecciones, pese a haberse realizado en diciembre de 2014. Pide a la alcaldesa de Barcelona, la podemita Ada Colau, que rompa el "estruendoso silencio" que guarda sobre el asunto, y resalta que casa poco con su "locuacidad habitual sobre la política nacional".

Preguntado por el derrumbre electoral del PP y cómo ve a su partido espeta que "ahora es momento de hablar de España y no del PP", y asegura que en su lucha contra el separatismo -por ejemplo, con el sonado duelo de banderas que protagonizó a tres días del 27-S- no se siente abandonado por Génova "ni por Moncloa".

También defiende la asistencia de su hermano, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, a la toma de investidura de Carles Puigdemont. "De no haber ido un representante del Estado al acto, que era lo que deseaban los independentistas, se les habría dado alas para que vendieran que ya en esa toma de posesión se iniciaba la desconexión con España y criticaran que ya empezamos mal", argumenta. También hace hincapié en que Fernández Díaz "no" aplaudió el discurso del nuevo 'president', quien, a su juicio, "confirma la deriva al precipicio del independentismo".

Sobre la broma telefónica gastada a Mariano Rajoy con Puigdemont subraya que "si querían ridiculizar al presidente, no lo han conseguido". "Los medios nacionalistas definen a Rajoy como un radical, negado al diálogo y hostil a Cataluña, y con esa pseudoentrevista se ha demostrado todo lo contrario", sentencia.

-¿Cómo es la gestión de Ada Colau al frente del Ayuntamiento?

La ciudad tiene un problema claro de gestión, caracterizado por un gobierno municipal sinónimo de parálisis, esperpento y radicalidad en sus planteamientos ideológicos, que sitúa a la alcaldesa como el principal problema de Barcelona en tiempo récord, en tan sólo seis meses.

Colau es un lastre para la ciudad. No puede ser que proyectos que son de Barcelona, se estén trasladando a otras ciudades de nuestro entorno por culpa de la falta de credibilidad y de confianza que transmite su gobierno. El intervencionismo municipal, la mala praxis administrativa, que genera burocracia, y la lentitud en el funcionamiento del Consistorio, sumado también a la inseguridad jurídica provocan que haya actividades económicas y proyectos inversores que acaben trasladando su actividad fuera, como es el caso de la moratoria de hoteles o de la pista de hielo.

-Ha denunciado que la podemita ha entregado Barcelona a la prostitución, los 'okupas' y los manteros. Aclare por qué.

El Ayuntamiento considera que la respuesta policial no es la receta para acabar con el top manta en Barcelona, pese a que es un delito. 

En cuanto a los ‘okupas’, el Ayuntamiento se anticipó al gobierno de la Generalitat y a los pactos de Convergencia, ERC y la CUP retirando acusaciones a antisistema y radicales implicados en hechos violentos. Eso sí, apenas se cobran el 8% de las sanciones impuestas a los incívicos, mientras que a los barceloneses que infringen las normas de tráfico se les embarga la cuenta corriente a la más mínima. Barcelona se ha convertido en jauja. A esto se añade, además, el esperpento y la gesticulación, como retirar el busto del Rey o que en la cabalgata de Reyes en el distrito de Sarría un Rey Melchor, que se parecía mucho a un consejero de Barcelona en Comú, hiciera una proclama desde el balcón municipal en contra de la Casa Real. 

-¿Cree que con gestos como ese discurso del Rey Melchor pretenden adoctrinar desde las instituciones a los más pequeños?

Sí. También hemos denunciado que en unas actividades para niños organizadas por el Ayuntamiento esta Navidad en la Plaza de Cataluña se interpretase la canción ‘Sarri, Sarri’ que exalta la fuga de un preso etarra, y al recriminárselo al gobierno municipal salieron con que a ellos les parece normal iniciativas como esta. 

Este hecho y el del discurso del Rey Melchor lo denunciamos en su momento y lo hemos llevado a la comisión de esta semana. Hemos pedido que se cesara al consejero. Curiosamente, Ciudadanos se abstuvo en la votación, al igual que Convergencia. El resto de partidos de izquierda votó en contra.

-¿Ciudadanos vota habitualmente en el mismo sentido que el PP?

Esta semana en las comisiones municipales han votado más veces con la CUP que con nuestro partido. 

-Ponga algún otro ejemplo que les haya dejado perplejos del partido de Rivera.

Votaron a favor de una propuesta de la CUP para ir contra actos fascistas en Barcelona. El PP votó en contra de una iniciativa de esas características, cuyo ponente era Josep Gargantè, que considera fascistas a todos aquellos que no piensan como él. Entendemos que va contra la inmensa mayoría de barceloneses, pero el PP se quedó sólo. 

-¿Qué opina de lo que ese individuo que cita -que lleva tatuada la palabra odio en la mano- ha soltado por su boca recientemente sobre el Rey. Literalmente ha dicho: “que el Rey venga a Barcelona y el cuello le cortaremos”.

Se escuda en que leyó una cita, pero evidentemente ahí destila el odio que grabó en sus dedos. 

-¿Y qué dice del viaje a Venezuela de la CUP con Podemos y personas del entorno de ETA que acaba de salir a la luz?

Ada Colau, siempre tan propensa a valorar la política nacional, guarda un silencio absoluto, estruendoso, sobre este tema. Debería pronunciarse sobre el viaje y las condiciones en las que este se hizo. Ya no sólo es que vayan a Venezuela y para qué, sino cómo fueron: en el avión particular de Maduro. Otro tema que también ha pasado desapercibido es que el PSOE se ofrece a diario a gobernar con Ada Colau. Un pacto al que también debería sumarse ERC para tener una mayoría estable, y tener como mínimo el apoyo externo de la CUP para sumar los 21 necesarios. 

-¿Cree que el PSOE pretende utilizar Barcelona como moneda de cambio para un acuerdo con Podemos?

Sólo así se entiende esta súplica casi permanente del PSC de incorporarse al gobierno de Ada Colau. 

-¿Y los socialistas catalanes ponen líneas rojas a los podemitas?

No. Pablo Iglesias exige al PSOE que respalde la celebración de un referéndum de autodeterminación en Cataluña, pero ni siquiera el PSOE es capaz de pedirle a Ada Colau como condición para formar gobierno con ella que el Ayuntamiento de Barcelona deje sin efecto su acuerdo, según el cual se sumaría a la declaración independentista e ilegal del Parlamento de Cataluña, que tiró adelante con los votos de Barcelona En Comú. 

Pablo Iglesias sí que puede poner exigencias a Sánchez, pero el PSC está dispuesto a gobernar con Ada Colau sin reclamarle que revoque dicho acuerdo.  

-¿Qué piensa de Puigdemont, que se ha encumbrado presidente de la Generalitat sin haber sido candidato?

Confirma la deriva al precipicio del independentismo. Ya era kafkiano que el candidato a la presidencia de la Generalitat fuera el número cinco a la candidatura. No sólo no le votaron los catalanes, ni siquiera el candidato del partido que le votó e iba de número 4 por Gerona. Ahora, para demostrar su respeto a los catalanes, designa como sucesor en Gerona a una persona que ni siquiera a fecha de hoy era concejal. 

-Por cierto, ¿qué le pareció la broma a Mariano Rajoy?

Si querían ridiculizar al presidente del Gobierno han conseguido todo lo contrario. Los medios nacionalistas han definido a Mariano Rajoy como una persona radical, negado al diálogo y hostil a Cataluña y con esa pseudoentrevista se ha demostrado que Rajoy no tiene ningún inconveniente en hablar con el president.

-¿Se ha visto abandonado desde Génova frente a los gestos que usted ha protagonizado en defensa de la unidad, como el sonado duelo de banderas?

No. Siempre tengo el pleno respaldo del PP de Génova y de Moncloa. Si no, modularía. 

-¿Qué les diría a quienes no entienden que Jorge Fernández Díaz fuese a la investidura de Puigdemont e incluso aplaudiera su discurso?

No lo aplaudió. Ya se encargó TV3 de resaltarlo permanentemente. El independentismo quería que el representante del Estado hubiera estado ausente para así poder avalar su pretensión de que ya en esa toma de posesión se iniciaba la desconexión con España. 

Quieren expulsar todo lo que representa, defiende y nos une a España con Cataluña, que es la Corona, el castellano, el Gobierno de España y las selecciones deportivas. 

-¿Cómo ve al PP?

Ahora es momento de hablar de España y no del PP. Estamos en un momento crucial, en la antesala de la elección del presidente del Gobierno de España y de una crisis de Estado que sigue abierta en Cataluña. Hay que tener sentido de la responsabilidad y ser conscientes de que ahora lo primero es España y después el PP. Una vez encarada la derrota del desafío independentista en Cataluña y resuelta la presidencia del Ejecutivo habrá tiempo para encarar otros debates internos y de partido. 

Leer más...

‘A Colau le parece normal familiarizar a los niños con ETA’

El PP acusa a Colau de adoctrinar desde las instituciones

'Ada Colau es un lastre para Barcelona'

Publicidad