Diario de Información y Análisis de Intereconomía
Ha presentado su última obra en la embajada rusa

Ferrer-Dalmau rinde homenaje a los cosacos de la Rusia blanca

Rosalina Moreno
Con fotografías de Lola H. Robles

Augusto Ferrer-DalmauCultura viva de España y uno de nuestros pintores más internacionales, ha presentado este miércoles su última obra: La despedida. En ella, revive la epopeya de los cosacos del Don que luchaban por los zares en la guerra civil (1917-1923) desatada tras la Revolución Rusa.

El acto ha tenido lugar en la embajada de Rusia en España, a las doce del mediodía. Y La Gaceta cubierto este especial evento que ha contado con la intervención del propio Ferrer-Dalmau, del embajador Yuri Korchagin, y del escritor y académico Arturo Pérez-Reverte.

El embajador de Rusia en España ha destacado el "gran simbolismo" de un cuadro que le "emociona mucho", en el año en que su país conmemora los cien años de "la Revolución Rusa, que cambió al país y al mundo".

Por su parte, Pérez-Reverte ha contado que los cuadros de su gran amigo Ferrer-Dalmau le producen "un sentimiento de compasión", quizás porque fue durante 21 años reportero de guerra, y pone a esos personajes "rostros, voces, lloran, gimen", lo que siempre le remueve "la memoria y la conciencia".

Lo que más le gusta a éste murciano de la obra de Ferrer-Dalmau es que "no pinta ideas, sino seres humanos, historias, el humo en la batalla, el miedo, el dolor la soledad, el desarraigo".

"Cuando alguien es capaz de hacer olvidar las banderas, las grandes ideas, y acercarnos al rostro de la gente que sufre, que ama, que pelea, a los héroes de verdad es cuando realmente uno sabe lo que es la guerra de verdad, y eso él lo hace", ha expresado.

Y sobre este nuevo lienzo, el primero de temática rusa del pintor catalán; su vida y cómo está nuestro país ha conversado con este diario el prestigioso pintor de batallas, que dedica sus cuadros a los héroes que lo dieron todo por la patria.

-¿Qué plasma en La despedida?

A un miembro de la unidad más emblemática del ejército del Zar, los cosacos del Don, despidiéndose de su hija adolescente, abrazándola antes de que ella suba a un tren y él parta al frente. La sensación de la despedida de la familia, el drama de la despedida. He querido ofrecer una visión diferente de las guerras, la del verdadero drama que hay detrás de ellas: el sufrimiento de las personas. He elegido la gran guerra por lo dramática que fue. Murieron miles de personas. Fue una de las revoluciones más sangrientas de la humanidad. Hubo tantos desplazados, frío, hambre… A los que ganaron se les ha pintado más. Y esto no deja de ser la vocación actual de Rusia, volver a la Rusia de siempre, a la bandera de siempre. Una unidad de cosacos, la despedida y usando las banderas del Zar.

-Emotividad y drama...

Sí, porque ambos se van a separar y es muy probable que no se vayan a ver más. La guerra no sólo son muertos y tiros. Que se sepa que detrás del heroísmo hay un drama. En este caso, el del padre que sufre más por lo que deja atrás que por ir hacia la muerte. El escenario de la nieve, la estepa, el tren hace que se note más el drama. Sabes que nunca volverán a encontrarse.

-¿Y qué tiene ahora entre manos?

La batalla de Pavía, la victoria de los españoles contra la caballería acorazada francesa, para dar otra visión de los Tercios. Hasta ahora estábamos más acostumbrados a los Tercios de la época de la Guerra de los 30 años y esto es el comienzo del Imperio, la época de Carlos V.

-Revélenos algo de esta obra.

Que es muy colorida, los uniformes son muy llamativos y hay mucho muerto. Un cuadro de guerra.

-¿De cuál de todos los que ha pintado se siente más orgulloso?

Hoy por hoy, de El Milagro de Empel. Es el que más me gusta. De todos los que tengo hasta ahora es del que estoy más satisfecho.

En la noche del 7 al 8 de diciembre de 1585, durante la Guerra de Flandes, los soldados del Tercio de Zamora... Recordemos qué pasó después de que un soldado encontrase una tablilla de madera con la Virgen de la Inmaculada:

-Con sus obras divulga el heroico pasado de nuestro país...

Sí. Es fundamental hacerlo.

-¿Cuáles son sus héroes de la historia militar española?

Los héroes anónimos son los que más me llaman la atención. El soldadito que está ahí, que muere y lucha. Para mí ésos son todos héroes. 

-Y en su obra representa la grandeza del carácter español en el campo de batalla.

Sí. Valentía y coraje. La historia del soldado español, que es valiente. Es el soldado más valiente del mundo. Lo hemos demostrado infinidad de veces. Y cualquier soldado puede ser héroe.

-Por cierto, ERC dice que el Ejército 'promueve la cultura de la guerra entre los niños’. Y todo porque participó en un acto en Terrasa (Barcelona) para recabar fondos para la investigación y el tratamiento de la enfermedad del síndrome de Sanfillipo. También el Ayuntamiento de Barcelona, en manos de la podemita Ada Colau, considera dañino todo aquello que tenga que ver con el Ejército y la milicia. Recordemos, por ejemplo, que lo vetó en el último Salón de la Infancia de Barcelona. No obstante, éste miércoles hemos conocido que el Ejército ha vencido al antiespañolismo y triplicará su presencia en el salón educativo. Por si fuera poco, recientemente ha sido agredido un militar en Mallorca al grito de “fascista”. ¿Cómo acoge este antimilitarismo al que asistimos?

Con mucho desagrado. Es populismo. Un sinsentido. No saben lo que dicen ni a lo que van. Hasta que los necesiten, porque el Ejército es el que nos da la paz. Está para ayudarnos. Necesitamos al Ejército para garantizarnos la paz. Es una garantía de paz, igual que la Guardia Civil, de orden.

-Cuerpo contra el que también cargan…

Sí, y eso que a ellos uno puede confiar tu vida y la de los suyos. Son hermanos, familiares, están ahí. Siempre han estado y sabes que siempre estarán, que te van a proteger. El que es honrado no tiene que temer a la Guardia Civil. Una persona decente no tiene que temer a la Guardia Civil.

-Cambiando de asunto, ¿ha tenido que renunciar a muchas cosas para dedicarse al 100 por 100 a su trabajo?

Sí. Para hacer el trabajo al cien por cien hay que dedicarse en cuerpo y alma. No se puede trabajar en algo parcialmente. Para hacer este tipo de trabajo tienes que echar muchísimas horas y renunciar a mucho. Me paso la vida con mis personajes.

-¿Y cuándo surge su pasión por la historia?

De pequeño, a través de mi madre.

-¿Qué más le inculcó?

El amor a España, mi ideología y mis principios.

-¿Y qué le respondería a quienes dicen que qué pinta la mujer en la guerra?

Que la mujer es básica. La mujer está en la paz y en el combate. Vive la guerra igual que el hombre, en retaguardia o en primera línea.

-En Afganistán, donde en 2012 convivió durante once días con el contingente de las ASPFOR XXXI de la Brigada Paracaidista, vería mujeres soldado...

Sí, estaban codo con codo con los hombres.

-¿Más sufridas que ellos?

Sí, y las mujeres aguantáis el dolor mucho mejor que nosotros. Está demostrado a lo largo de la historia de España, las mujeres siempre han estado ahí. A pie del cañón o en retaguardia, pero han llevado el peso. Y detrás de un gran héroe hay una gran mujer.

-¿Y detrás de usted hay una? Le llaman el soltero de oro...

Me lo paso fenomenal. Detrás de mí está mi madre. Fue mi madre la que me hizo hombre.

-Y el amor por España que le inculcó le ha llevado a dar un paso al frente contra el separatismo catalán. Ha lanzado desde un manifiesto, a una parodia y ha alzado la voz en varias entrevistas en esta casa.

La última vez que le ha plantado cara ha sido éste pasado 14 de marzo, en su ingreso como académico en la sevillana Real de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría. También es académico de Número de la Academia de la Diplomacia, y ocupa el Sillón de Pedro de Toledo, Embajador de Felipe III en Francia. A su discurso lo llamó ‘Arte y compromiso con la historia’. ¿Esa es su batalla?

Sí. Recuperar la conciencia española. Recuperar esa imagen en la medida en la que me sea posible. Se ha escrito mucho, pero también hay que dar imágenes. Sobre todo, pensando en los más jóvenes y que les entre por la vista, por los colores. Las redes sociales ayudan mucho a moverla, y encima están en manos de los jóvenes.

-¿Cuánto hace ya que dejó Cataluña por el separatismo?

Unos 10 años. Me fui a Valladolid aburrido del nacionalismo, de discutir para que unos cuantos vivan del cuento. Ahora vivo en Madrid.

-¿Está diciendo que el separatismo es un negocio?

Sí. Es el gran negocio. El nacionalismo no es una ideología es un negocio. Nada más. Engañan a la gente para poder vivir como reyes con impunidad, con sus impuestos, y de subvenciones… Es el gran negocio en Cataluña. Se lo han montado muy bien. El cliente es su votante. Por eso, promocionan el nacionalismo porque sino se les acaba el negocio. Viven de ello.

-¿Y los secesionistas son minoría?

En Cataluña somos 6 millones de habitantes y estamos hablando de un millón de nacionalistas. Algo tienen que decir los cuatro millones restantes. Cuidado, hablemos de ciudadanos, no de votantes.

-¿Ha sufrido la muerte civil a manos de medios de comunicación catalanes?

Sí, de los medios separatistas. Yo no existo en Cataluña, no existo en ningún sitio en Cataluña, pero no me preocupa lo más mínimo. Como yo, hay mucha gente que se ha marchado y que tampoco existe.

-¿Y qué opina de cómo se está "combatiendo" éste delirio?

De momento se están haciendo las cosas bien. Se está aplicando la ley.

-También se la saltan constantemente los separatistas...

Hay que aplicar la ley, la Constitución y que se cumpla.

-¿Le gustaría ver a estos individuos entre rejas?

Lo que quiero es que dejen la política y que se dediquen a trabajar.

-Con condenas de 13 meses y de dos años de inhabilitación poco tiempo la dejarán... 

Hay que aplicar la ley, que está para cumplirla y no se la puede saltar nadie.

-Su deseo para el 2017, según reveló a este diario, es “la unidad de España porque sólo de esta manera podremos solucionar las dificultades presentes y futuras”. Hizo un llamamiento a los españoles, que “no podemos permitir que unos pocos quieran romper los lazos que nos unen desde el tiempo de los tiempos”. Transcurridos estos meses, ¿añade alguno más?

No. Sólo este porque si se cumple solucionamos todos los problemas. España irá a mejor.

-¿Cómo cree que acabará esto? Los separatistas siguen con los desafíos. Este miércoles han aprobado los presupuestos que llevan una partida de 5,8 millones para el referéndum ilegal...

Hay que trabajar con patriotismo, con unidad. Si nos unimos, todo se solucionará. España siempre que ha estado unida ha salido de todos los problemas. Creo que acabará bien porque en España mira que hemos pasado por cosas malas y siempre hemos sobrevivido. Y en la medida en la que el catalán se vaya dando cuenta de que esto es un negocio, que vea cómo viven de bien las clases dirigentes, irá desapareciendo el nacionalismo. Lo del 3% es real, no es una ficción, y el catalán no es tonto. Más tarde o temprano se dará cuenta de que esto es un gran negocio. 

Leer más...

Ferrer-Dalmau rubrica su homenaje a los caídos en Afganistán

Ferrer-Dalmau vuelve a plantar cara a los independentistas

Ferrer-Dalmau: 'Los catalanes hemos vertido mucha sangre por España'

Nuevo reconocimiento para Augusto Ferrer-Dalmau

Ferrer-Dalmau, contra la 'payasada' del proceso

Publicidad