Diario de Información y Análisis de Intereconomía

La ‘memoria histórica’ reivindica ahora las checas por su ‘lucha contra los sublevados’

Otra de las ocurrencias del Comisionado de la Memoria Histórica del Ayuntamiento de Madrid, que preside la socialista Francisca Sauquillo, es la de colocar placas en los edificios madrileños en los que funcionaron las checas durante la Guerra Civil. Pero no lo hacen como recuerdo de las víctimas y para denunciar a los criminales, sus asesinatos y torturas. Lo hacen para recordar los “centros de detención de personas sospechosas de colaborar con los sublevados contra la República”.

Hace unas semanas sabíamos que el presidente del actual Círculo de Bellas Artes, Juan Miguel Hernández León, conseguía que en la fachada del edificio municipal situado en la calle Alcalá 42, no se ponga la mencionada placa. Su argumento era que el actual edificio solamente fue sede de la checa durante unas semanas y que allí no se torturó ni se asesinó a nadie.

El argumento, históricamente falso a todas luces, ha convencido a los responsables de la memoria histórica en el Ayuntamiento y la placa no será instalada. Todo ello a pesar de que la checa, que funcionó desde agosto de 1936 hasta noviembre del mismo año, cuando fue clausurada al integrarse sus responsables en el organigrama de las sacas y asesinatos de Paracuellos del Jarama, como queda acreditado en la Causa General.

La checa fue constituida en los primeros días de agosto de 1936 en el palacio de Bellas Artes, en la calle Alcalá 42 de Madrid. La reunión en la que quedó configurado el funcionamiento de este centro de torturas y asesinatos estaba presidida por el director general de Seguridad, Manuel Muñoz Martínez, diputado de Izquierda Republicana. En ese acto había representantes de todos los partidos políticos del Frente Popular y de las organizaciones sindicales relacionadas con ellos. Muñoz dejó claro que la misión de ese centro, dependiente de la Dirección General de Seguridad, era el ejercicio de la política represiva, y además tendrían amplias atribuciones que les eran conferidas directamente por el Gobierno. ¿No decía la historiografía marxista que la represión durante los primeros meses de la guerra en el bando republicano era fruto de exaltados e incontrolados y no tenía nada que ver con el Gobierno y las instituciones?

El nombre oficial, aceptado por el Gobierno republicano, de lo que se creó en la checa de Bellas Artes-Fomentos fue el de Comité Provincial de Investigación Pública y, además de los representantes de todos los partidos y organizaciones sindicales frentepopulistas, contó siempre con representantes de organismos oficiales. Entre ellos destacaban el representante del Gobierno del Frente Popular y el de la Dirección General de Seguridad.

La checa de Bellas Artes-Fomento fue una de las últimas en crearse, cuando ya funcionaban cerca de doscientas en Madrid. Cuando se planteó la creación del Comité Provincial de Investigación Pública alguno de los presentes, como es el caso del destacado miembro de Izquierda Republicana, Julio Diamante, se planteó que deberían cerrarse el resto de las checas. Sin embargo la de Bellas Artes-Fomento no quedó en exclusiva, es más, duró mucho menos que el resto de checas de Madrid.

En esta checa se practicaban las mismas torturas que en el resto de las existentes, unas torturas que ya hemos explicado aquí, pero tenía una diferencia con el resto de estos centros. En Bellas Artes-Fomentos todos los presos obtenían la libertad. Se realizaba un juicio ante un tribunal popular en el que ninguno de sus miembros había visto jamás un libro de leyes. Y tras obtener bajo tortura las declaraciones que deseaban, recibían una sentencia en la que se ponía siempre la letra “L”, o la palabra “Libertad”. Cuando la letra o la palabra iban seguidas de un punto, esa misma madrugada se cometía el asesinato de los presos. Si la letra o la palabra iban sin el signo de puntuación, volvían a ser detenidos y a sufrir torturas.

Aunque se desconoce el número total de víctimas que fueron asesinadas en la checa de Bellas Artes-Fomento, los cálculos establecidos por los hsitoriadores que la han investigado coinciden en señalar que superan, con mucho, a los 450 crímenes que cuantifica la Causa General. Los datos más exhaustivos recogidos en los estudios de César Vidal, Javier Cervera o Stanley G. Payne dupican este número. 

Puedes comentar el blog con el autor en @Juanerpf o en la página de Facebook Los Crímenes del Comunismo y el twitter del blog: @crimencomunismo 

Otras entradas del blog Crímenes del comunismo que te pueden interesar:

- Almería: sacas y campos de concentración en una represión organizada por el Gobierno

 

- Fracturas, amputaciones, cráneos rotos… las torturas del Frente Popular

- Las brigadas mixtas, una máquina de asesinar al servicio del Frente Popular

- Desangrados y descuartizados por pertenecer a la Adoración Nocturna

- Fusilar y dinamitar al Sagrado Corazón, la macabra diversión de las milicias

- 276 menores asesinados en Paracuellos, ¿memoria histórica?

- La tradición de la izquierda española de quemar iglesias, aunque no haya guerra

- Los 18 mártires de Cóbreces, ahogados y descuartizados por odio a la fe

- ¿A qué se refieren los podemitas con 'Arderéis como en el 36'? (Primera parte)

- ¿A qué se refieren los podemitas con 'Arderéis como en el 36'? (Segunda parte)

- ¿A qué se refieren los podemitas con 'Arderéis como en el 36'? (Tercera parte) 

Publicidad

Últimos trabajos:

Noticias
25 Abril 2017

Los resultados directos en la respuesta de los franceses oscilan entre el 43% y el 47% para Le Pen frente a entre el 53% y el 57% para Macron. Una diferencia considerablemente menor a lo que se viene publicando y que obedece a una realidad política cambiante.

Publicidad