Diario de Información y Análisis de Intereconomía
Tribuna

Mar de fondo

El PP indica sin parar que prefiere una gran coalición con el PSOE a gobernar en minoría con C’s.

Hace ya seis meses que en España los partidos políticos consiguieron un acuerdo de investidura para reelegir presidente del Gobierno a Mariano Rajoy, evitando así las terceras elecciones en un año. El PSOE por unos motivos, abstenerse, y Podemos por otros, haber impedido un gobierno del PSOE provocando así unas segundas elecciones en las que bajó de votos, entraron en crisis. Podemos la ha zanjado con Vistalegre II, dándole todo el poder a los "soviets" y apostando por ser un partido extremo en la forma y el fondo con un único líder. El PSOE camina hacia la elección de un nuevo secretario general, quien tendrá que diseñar un estrategia eficaz para ser el partido líder de izquierdas frente a Podemos y un partido ganador frente al PP.

Por su lado, la coalición gubernamental PP y C’s adolece de una falta total de química. El PP indica sin parar que prefiere una gran coalición con el PSOE a gobernar en minoría con C’s, éstos reaccionan erosionando bases de poder territorial del PP, como en Murcia.

En estos seis meses se han aprobado algunas medidas sociales, subida del salario mínimo; presupuestarias, techo de gastos vital para las Comunidades Autónomas mayoritariamente gobernadas por el PSOE con Podemos o C´s; una comisión de investigación sobre la crisis financiera y bancaria desde el 2.000. Poco más ha habido. El debilitamiento de las relaciones entre los socios PP y C’s no augura grandes iniciativas conjuntas, por su parte el PSOE entra en un periodo precongresual que tampoco le ayuda a pactar con el Gobierno.

Éste, por su parte, no parece tener una agenda política y económica, más allá de defender la reforma laboral de la pasada legislatura. La coyuntura económica, por su lado, no impone urgencias con las economías de la zona euro acelerando su crecimiento, bajando el desempleo y subiendo la inflación, bajo el amparo de una política monetaria generosa y un indice euro depreciado. Así que quietud, salvo las iniciativas de la oposición que de momento parece más interesada en el control que en la alternativa al gobierno: comisiones de investigación frente a impulsar leyes, donde ponerse de acuerdo parece difícil. Otra cosa es que el frente europeo se estropee, con la consecuencia de una nueva crisis euro y de deuda soberana.

España esta bien valorada por mercados e inversores, pero sus niveles de deuda son altos (más del 300 % del PIB de deuda total ) y sus niveles de déficit no bajan lo suficiente como para enfrentarse a una crisis sin la ayuda del BCE. Es de esperar que el BCE no deje nunca mas su papel de ultimo proveedor de liquidez y solvencia para los gobiernos euro.

La realidad del mapa español después del supuesto fin del bipartidismo es que todos gobiernan en algún sitio, con pactos. A nivel municipal el PSOE con Podemos dio un gran salto en 2015 a costa del PP, que venia de un gran triunfo en 2011. El PP conservo algunas autonomías gracias a pactar con Ciudadanos, salvo el mantenimiento de la mayoría absoluta en Galicia. PP, PSOE y Podemos están en gobiernos, por su lado Ciudadanos ha preferido no adquirir demasiadas responsabilidades de momento lo que le impide tener nuevas caras y mas protagonismo. En el frente de ocupar gobiernos las cartas están dadas hasta 2019 cuando haya elecciones autonómicas y municipales . Aunque no hay que olvidar el gran asunto de unas elecciones anticipadas en autonomías, otra vez Murcia, pero también a nivel nacional. Aquí la teoría oficial es que el PP sería nuevamente el beneficiado por un adelanto electoral.

Para el PSOE la cuestión paradójicamente sería superar más ampliamente a Podemos y viceversa para Podemos. Mientras Ciudadanos no parece encontrar otro leit motiv que la corrupción para erosionar al PP. En este tema el gobierno ha hecho un gran esfuerzo en nombrar un nuevo equipo en la Fiscalía General del Estado , ante la perspectiva que el final de sus principales juicios(Gürtel, Bárcenas ) sera en los próximos dos años. Sorprende que Ciudadanos haya asistido a este esfuerzo gubernamental con bastante pasividad. He aquí una razón para que Rajoy no quiera adelantar elecciones, ya que los adelantos electorales los carga el diablo y antes habrá que intentar dejarlo todo cerrado.

En paralelo y con vida propia sigue la "pasión de catalanes", tan afortunadamente definida por Carlos Herrera. Pese a la ofensiva de diálogo por parte de la Vicepresidenta, la actual mayoría parlamentaria catalana no ceja en su empeño de preparar la ruptura con España. La estrategia del Gobierno durante la pasada legislatura, aplicar la ley, empieza a materializarse en peticiones por parte de los fiscales de inhabilitaciones, casi exclusivamente para personas de la antigua Convergencia. Si se confirman esto el liderazgo quedaría expedito para Esquerra. ¿Busca la antigua Convergencia un escenario de caos con la aplicación del articulo 155 de la Constitución como alternativa a la inmolación? ¿Es factible que Rajoy de ese paso tan excepcional sin convocar antes o después elecciones? Las respectivas actitudes de PSOE, Ciudadanos y Podemos serían a tener en cuenta: un frente constitucionalista frente al nacionalismo y Podemos, que haría al PSOE mas que socio del PP con el añadido de la posición del PSC, que no es fácil acepte la suspensión del autogobierno. Podemos es la primera fuerza en Cataluña y unido a los nacionalistas arroja una amplia mayoría parlamentaria y social.

Camino pues el de la aplicación del artículo 155 mas que problemático. Ante el aumento del desafío y de las respuestas judiciales que lo irán paralizando la convocatoria de elecciones autonómicas, las cuartas en seis años pueden servir para un cambio de interlocutores por el lado catalán, Esquerra en vez de Demócratas de Cataluña. El mapa político catalán previsiblemente seguirá yendo hacia la fragmentación. Habiendo sido sacrificados Convergencia y el PSC le tocara el turno a Esquerra: viraje o choque una vez mas. Así no parece que España se enfrente de momento tanto a la secesión de Cataluña como a su ingobernabilidad crónica, lo que es menos grave pero grave.

En España gozamos de estabilidad en 2017 mientras muchos países europeos tienen citas electorales electrizantes. Pero como la risa va por barrios el año puede acabar muy distinto que como ha empezado con un PP sin socios políticos. La soledad política del gobierno es un mal escenario cuando su principal activo pretende ser la estabilidad y la confianza. La falta de fragmentación por la derecha le da muchos respiros al PP, pero si no hay recuperación de poder territorial, autonomías y ayuntamientos, su papel se reduce a ser un inevitable gobierno nacional en minoría. La apelación al sentido común, que tan a menudo es invocada por Rajoy, choca con este precario equilibrio. Para decirlo todo hay poder territorial que puede ser recuperado, tanto por la fortaleza del PP como por la decepción de los gobiernos Podemos. Hasta que veamos si eso pasa o no las cosas seguirán como hasta ahora , quietas pero intranquilas.

Publicidad

Colabora con Intereconomia

Opinión Columnas
23 Marzo 2017
Opinión Columnas
17 Marzo 2017
Japón ha conseguido que el yen siga débil sin que nadie se queje.
Opinión Columnas
10 Marzo 2017
El PP indica sin parar que prefiere una gran coalición con el PSOE a gobernar en minoría con C’s.
Opinión Columnas
2 Marzo 2017
Opinión Columnas
24 Febrero 2017
Europa ha confiado la coordinación de su defensa a EE UU desde 1945.
Opinión Columnas
20 Febrero 2017
En temas geopolíticos y comerciales sus planteamiento de vuelta al bilateralismo no han sido bien recibidos ni en oriente ni occidente, lo que era de esperar
Opinión Columnas
7 Febrero 2017
Esta sincronización es algo que no sucedía desde antes de la crisis de 2008 y sus sucesivas ramificaciones en la Eurozona.
Entrada de blog
5 Febrero 2017
Opinión Columnas
23 Enero 2017
Opinión Columnas
17 Enero 2017
Desde esas fechas, los líderes comunistas en Rusia, China y en otros países fueron considerados de manera creciente como dictadores líderes de un Estado represivo.