Diario de Información y Análisis de Intereconomía
NUEVA JUSTIFICACIÓN DE LA VIOLENCIA

Ana Rosa Quintana, sobre la agresión en Murcia a una joven: 'Me parece bien'

La Gaceta
0
comentarios

Nueva justificación pública de la violencia de la izquierda y de la agresión a una joven en Murcia por portar una bandera de España en su muñeca, tal y como reconoció la propia agredida en declaraciones para La Gaceta. Los micrófonos han jugado una mala pasada a Ana Rosa Quintana cuando aseguraba, fuera de cámara, que "le parecía bien que le hubieran partido la cara".

Cuando su compañero Joaquín Prats daba paso al vídeo de otro reportaje, el micrófono de Ana Rosa Quinta continuó abierto y se filtro su opinión acerca de la agresión: "A mí me parece bien que le hayan partido la cara", comentó Ana Rosa, que aplaudía una agresión salvaje. que está siendo investigada por la Policía.

Las redes sociales han criticado la actitud de la presentadora, que por el momento no ha pedido disculpas públicas, y han comparado su actitud con la de otras figuras mediáticas como Willy Toledo, que aseguró que se trataba de justicia poética.

La 'justificación' de la izquierda

Y es que la izquierda española se ha negado a condenar el ataque. Dos días después de la brutal agresión, el líder de Podemos y representante de la soberanía nacional en el Congreso de los Diputados, Pablo Iglesias, se declaró "antifascista". Lo hizo con un mensaje en su cuenta de Twitter con motivo del aniversario del asesinato de los abogados de Atocha: "Para ser demócrata hay que ser antifascistas. Atocha, hermanos, nosotros no olvidamos", escribió Iglesias.

Las asociaciones feministas guardaron un recurrente tras la agresión y desde el entorno podemita se puso en marcha una campaña para "desenmascarar" a la joven por sus presuntas conexiones con grupos de extrema derecha.

La Coordinadora Antifascista de Madrid lanzó un comunicado a través de las redes sociales en el que justificaba la brutal paliza. El argumento era el mismo que el utilizado por los agresores: "Es legítima la autodefensa en nuestros barrios". 

Según la Coordinadora, la izquierda radical sufre la "violencia y la barbarie fascista en sus calles" por lo que es "lógico intentar frenar el avance de la extrema derecha en los barrios obreros". Es decir, los antifascistas consideran que las calles son suyas y cualquier persona con ideas políticas diferentes no tiene la menor cabida.

Ana Rosa Quintana sufrió en sus propias carnes la ira de la izquierda española. Con motivo de su visita a la franja de Gaza, la presentadora fue tachada de "facha y pija" por hacer un programa en la zona de conflicto.

Leer más...

Zoido pide que todo el peso de la ley caiga sobre los agresores de Murcia

La izquierda radical justifica la paliza: 'Es justicia poética'

La víctima de Murcia, a La Gaceta: ‘Me pegaron por llevar la bandera de España’

Publicidad
Publicidad