Diario de Información y Análisis de Intereconomía
Un héroe español en América

Ferrer-Dalmau rinde homenaje al general Bernardo de Gálvez

El prestigioso pintor catalán reconoce que su obra ‘Por España y por el Rey, Gálvez en Pensacola’, ha sido “de las más difíciles”. Desde el pasado miércoles se exhibe en el Museo del Ejército, al que ha sido donado por Iberdrola.

R. Moreno
Fotografía de J. Machón. Museje
0
comentarios

El Museo del Ejército, ubicado en el Alcázar de Toledo, honra con una sala al insigne político y militar Bernardo de Gálvez (Macharaviaya (Málaga) 1746 - México 1786), que desempeñó un papel esencial en la Guerra de la Independencia de Estados Unidos (1775-1783). La exposición cuenta como principal atractivo con un cuadro de la batalla de Pensacola, centrado en la figura del militar, y pintado, cómo no, por Augusto Ferrer-Dalmau, del que el artista ha reconocido que ha sido “de los más difíciles”.

La obra, Por España y por el Rey, Gálvez en Pensacola, ha sido donada este pasado miércoles por Iberdrola al Instituto de Historia y Cultura Militar para que se exhiba de forma permanente en esta muestra, que nace en el marco del 270º aniversario del nacimiento de De Gálvez, en el 240º de la revolución estadounidense (1776), y en el tercer centenario del nacimiento de Carlos III. El lienzo de Ferrer-Dalmau comparte espacio con una escultura de Salvador de Amaya y un diorama que representa la entrada del navío de Gálvez en la península de Florida.

Al acto de entrega del cuadro, que tuvo lugar en el Museo del Ejército, acudieron el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán; el jefe de Estado Mayor del Ejército, general de ejército Jaime Domínguez Buj; el director del Museo, el general Juan Valentín-Gamazo, además de su autor, Augusto Ferrer-Dalmau, que ha explicado a GACETA.ES que el lo que le mueve a pintar héroes militares españolesruna y otra vez, es “el patriotismo”.

De hecho, el prestigioso pintor catalán, afincado en Valladolid, lidera una cruzada por la unidad de España, "trágicamente amenazada por la felonía y traición de una clase política catalana, corrupta e inmoral” y, claro, eso le ha acarreado consecuencias. Sin ir más lejos, aparece en una lista por haber cometido el delito de sentirse a la vez español y catalán. De amar por igual a la tierra donde ha nacido y a España.

En esta valiente cruzada, por ejemplo, este año ha promovido una parodiapara “desenmascarar y ridiculizar el independentismo”, que lo obligó a abandonar su tierra en 2010, “asqueado por el clima bélico-político y cansado de discutir"; y ha impulsado un manifiesto junto a una treintena de personalidades de “la cultura, la universidad, las artes y las ciencias” para exigir a Mariano Rajoy y al próximo presidente que “salvaguarde y mantenga, por todos los medios a su alcance, la unidad nacional”. 

Precisamente, por sus cuadros en defensa de la unidad de España recibió uno de sus últimos reconocimientos a manos de la Asociación FORO ASPAS SANTANDER. 

Ademñás, con el fin de promover la concordia entre los pueblos a través de la cultura y para galardonar a personalidades que se hayan caracterizado por ello, la Academia de la Diplomacia, de la que es miembro, lanzó el pasado noviembre unos premios que llevan su nombre.

La obra estuvo expuesta en el Congreso de EE UU

El lienzo de Ferrer-Dalmau recrea la batalla de Pensacola en mayo de 1781, en Florida, en la que este general español logró tomar los fuertes británicos de la zona y aceleró así el triunfo de las 13 colonias sobre el Reino Unido. Estados Unidos otorgó el año pasado el título de Ciudadano de Honor De Galvez por su papel en esta guerra, recibiendo así mayor reconocimiento en este país que en España.

Se encargó a Ferrer-Dalmau con motivo de la exposición sobre Gálvez y la presencia española en Estados Unidos y México que hubo en la Casa de América de Madrid entre diciembre de 2014 y marzo de 2016, a cuya inauguración asistieron el Rey y los embajadores de Estados Unidos y México. Esta muestra, organizada por el Instituto de Historia y Cultura Militar del Ejército de Tierra y la Casa de América, patrocinada por Iberdrola, resaltaba la trayectoria del general Bernardo de Gálvez y mostraba cómo se desarrollaron sus campañas más importantes a través de más de un centenar de obras artísticas, libros, archivos, dioramas, recreaciones y piezas de gran valor histórico.

En 2014 el retrato de Bernardo de Gálvez también se colocó en una sala del Congreso de EE UU, un “honor” que solamente poseen otros siete personajes históricos, ha explicado durante el acto de donación de Iberdrola al Museo del Ejército el teniente coronel José Manuel Guerrero, que también fue el comisario de la exposición en la Casa de América.

Por su parte, Ferrer-Dalmau ha señalado la “complejidad” del cuadro, sobre todo por el número de personajes en movimiento (soldados de cuatro regimientos rechazando a tropas británicas), y ha reconocido la ayuda que le prestaron varios expertos. Asimismo, ha avanzado que pretende seguir colaborando en recuperar la historia de España.

El director del Museo, Juan Valentín-Gamazo, ha agradecido la donación porque supone incorporar a la colección “una auténtica joya”, y ha subrayado que es ”muy posible” que sin la figura -aún muy desconocida en España- del malagueño Gálvez la historia de Norteamérica hubiera transcurrido por otros derroteros.

También ha incidido en la labor que desempeña el Museo del Ejército para mostrar la historia de España a los más de 300.000 visitantes que cada año acuden al Alcázar de Toledo, su sede desde 2010.

Asimismo, el jefe de Estado Mayor del Ejército ha agradecido a Iberdrola su “generosidad”, ha felicitado a Ferrer-Dalmau y ha confiado en que las instituciones sigan colaborando “para rescatar del olvido nuestra historia” y que los españoles puedan estar “orgullosos” de ella.

De Gálvez llegó a América en 1762 y alcanzó a ser virrey de la Nueva España en 1785, un año antes de su muerte. Se cree que falleció de difteria. La mayoría de los soldados españoles morían por enfermedades, no por el fuego enemigo.

“Aunque en las películas se refleja la ayuda francesa a la sublevación estadounidense, España mandó el doble de tropas”, ha explicado Guerrero, que afirma que hay dos razones por las que la asistencia española pasó desapercibida: la Corona no quería que se conociese el apoyo a los rebeldes porque las revueltas en sus territorios ya habían comenzado; y a EE UU tampoco le convenía, porque así no se le podía reclamar un pago.

La presencia de De Gálvez marcó la diferencia en la reconquista española de territorios ingleses, sobre todo en la batalla de Pensacola (1781), cuando la Armada no se atrevía a cruzar un estrecho canal. “Él se adentró sólo, con su embarcación, entre fuego enemigo. El resto tuvo que seguirle”, ha indicado Guerrero.

También ha resaltado las diferencias étnicas de las tropas de De Gálvez reflejadas en el cuadro de Augusto Ferrer-Dalmau. “Fue el primer ejército multirracial”, hecho que, seguramente, le facilitó la victoria: “Los mejores soldados que tenía para enfrentar a los indígenas aliados de los ingleses eran los del batallón de los Morenos de Cuba. Porque eran mejores tiradores y se adaptaban mejor a este tipo de combate”.

Por su parte, el presidente de Iberdrola ha dicho que es una satisfacción colaborar en esta iniciativa de difusión del patrimonio histórico y ha incidido en la “fuerte presencia” de la empresa en Estados Unidos, donde la compañía lleva invertidos 30.000 millones de dólares y tiene presencia en 33 estados, y en México, donde es el segundo productor de electricidad.

Galán ha señalado la “huella clarísima” de Gálvez no solo en Luisiana, sino también en México y ha expresado su deseo de que la donación del cuadro al Museo del Ejército sea un aliciente más para visitarlo.

Leer más...

Ferrer-Dalmau, 'Cultura Viva' de España

Ferrer-Dalmau vuelve a plantar cara a los independentistas

Ferrer-Dalmau: 'Los catalanes hemos vertido mucha sangre por España'

Ferrer-Dalmau, en Líbano con las tropas españolas

Ferrer-Dalmau rubrica su homenaje a los caídos en Afganistán

Nuevo reconocimiento para Augusto Ferrer-Dalmau

Ferrer-Dalmau, contra la 'payasada' del proceso

 

Publicidad
Publicidad