Diario de Información y Análisis de Intereconomía
Conclusiones de un cambio de rumbo

18 Congreso Popular o la renuncia a los postulados provida

Rafael Núñez Huesca
0
comentarios

Mariano Rajoy, reelegido sin competencia y por un 95% de los votos, clausuró el 18 Congreso Nacional del PP en un ambiente de total euforia. El Partido Popular confirmaba oficialmente la asunción de muchos de los postulados de ingeniería social que hasta hace poco eran banderas exclusivas de la izquierdas.

Decía hace algunas horas el portavoz popular en el Congreso Rafael Hernando que "mantener principios inquebrantables te convierte en una opción inútil". Y en coherencia con esa máxima se ha resuelto el 18 Congreso del Partido Popular.
Uno de los asuntos más controvertidos fue la postura que debía tomar el partido sobre la maternidad subrogada, los llamados ‘vientres de alquiler’, asunto que figuraba en la ponencia social del vicesecretario Javier Maroto, para el que la formación debía dar respuesta a los asuntos y debates que, asegura, “están en la sociedad”. 

Los vientres de alquiler, una huída hacia adelante

Finalmente el partido decidió, por 699 votos a favor y 66 en contra, posponer el debate con la excusa de consultar a “expertos científicos,  jurídicos y éticos”. Un empate temporal entre el exalcalde de Vitoria y el grupo provida que durará hasta que se celebre el citado cónclave de expertos.

"Un debate que tras escuchar a los expertos tanto desde el ámbito científico, como jurídico y ético, nos permita dialogar, debatir y construir juntos un posicionamiento que de una respuesta clara y de amplio consenso ante un tema tan importante que afecta a la vida, la dignidad humana y a la conciencia de todos". Tal fue la postura oficial del partido tras el Congreso.

Así las cosas, a día de hoy el partido del Gobierno no cuenta con una postura oficial al respecto, circunstancia que Ciudadanos, con una clara postura a favor, podría aprovechar para llevar el debate al Congreso de los diputados. 

Aborto y familia, nada cambia

El texto final de la ponencia social no modifica un ápice la “reforma light” que sobre la ley de Zapatero se llevó a cabo la pasada legislatura y que se saldó con la dimisión de Alberto Ruiz Gallardón. Habla de “planes de apoyo a la maternidad”, “ayudas postparto, atención psicológica” o “mayor educación sexual”. Añaden, eso sí, la intención de garantizar a todas las mujeres embarazadas en lo que llaman “situación de dificultad” que “conozcan de manera todas las medidas que la Administración ofrece "para poder llevar a cabo su embarazo con seguridad, dignidad y apoyo social; así como la más completa información sobre los riesgos del aborto".

El vicesecretario de Política Sectorial concluía que la formación había conseguido algo así como la cuadratura del círculo: seguir defendiendo sus valores tradicionales y estar “pegados a la realidad social actual”. Y el más difícil todavía: concluyó que el PP dice “sí a la familia”, pero “sí a todos los tipos de familia existentes hoy en todo el mundo y en Europa”, así como “sí a la vida”. Y “sí a las personas, independientemente de su raza, orientación sexual o religión, porque el PP es el partido de todas las personas”. Además el partido borró finalmente de la ponencia el rechazo explícito a la eutanasia, alejándose aún más de las ideas que un día defendió el partido que creó Manuel Fraga.

Dos exiguas victorias

Quizá el logro del sector provida sea que la ponencia recoja que el aborto “no es un derecho sino un fracaso”, aunque la realidad es que nada se dice sobre posibles cambios en una legislación, la actual, que reconoce el aborto, precisamente, como un derecho.

La implantación del "voto en conciencia" podría considerarse la otra victoria pírrica de los provida, algo que permitirá a los cargos públicos librarse de la disciplina de voto en asuntos relativos a cuestiones ideológicas y morales.  

'Yo no puedo entender que esto se apruebe'

La exdiputada y una de las caras más visibles del sector más comprometido con la vida, Lourdes Méndez, mostró su frustración con los resultados del Congreso en general y los relativos al drama del aborto en particular: "Estas transacciones no son admisibles. Si nuestra convicción es que el aborto no es un derecho, el mensaje que transmitimos a las jóvenes no puede ser que no pasa nada si lo hacen". "Yo no puedo entender que esto se apruebe. No es de recibo. La interpretación es ambigua y está en contradicción con el derecho a la vida", se lamentaba la exportavoz del partido para Asuntos Sociales en la Cámara Baja.

En similares términos se expresaba la también exdiputada Eva Durán, otra de las portavoces oficiosas de un grupo también compuesto por Antonio Esteban Lara, Rodrigo Mediavilla, Javier Puente o la citada Lourdes Méndez. Y se lamentaba Durán que el partido les puso “todas las trabas posibles a la hora de algunas defensas, a la hora de su votación”, incluso impidiendo que en algunas enmiendas pudieran siquiera “alzar la cartulina”. Denuncian también el veto a la prensa, cuya presencia hubiera otorgado mayor transparencia a los debates.

 Leer más...

Así ha maniobrado el PP para evitar la votación de las enmiendas 'provida'

'La dirección ha dado un cheque en blanco a los vientres de alquiler'

Dimiten dos cargos del PP tras denunciar un 'pucherazo' en la enmienda 'anti-Cospedal' 

Publicidad
Publicidad