Diario de Información y Análisis de Intereconomía
'El referéndum revocatorio es una trampa'

Denuncian el 'truco chavista' de Iglesias para crear 'listas negras'

Yael Farache, periodista venezolana afincada en Miami, denuncia una de las propuestas de Pablo Iglesias, que ya usó Chávez, y que buscaría purgar a funcionarios "no afectos".

Rafael Núñez Huesca
0
comentarios

Yael Farache es una joven periodista venezolana residente en Miami. Su influyente blog suscita simpatías y fobias a partes iguales. Se declara “de derechas”, pero como no le apetece “acaparar todo el linchamiento de internet” se corrige a sí misma y se anuncia “liberal”. Se adhiere a casi todo lo que hoy resulta políticamente incorrecto. Y aguanta los chaparrones. Inteligente, mordaz, polémica e incisiva, advierte a sus lectores sobre lo que leerán en su sitio web: “Posiblemente no encuentres ninguna otra página en español escrita por alguien de mi edad que defienda las posturas que defiendo yo”.

En julio de 2014 publicó un post -La verdad acerca de Pablo Iglesias y su partido político "Podemos"- que revolucionó la red: más de 2 millones de visitas y casi 1.000 comentarios. Como ella misma dice, el texto “fue usado de pauta por periodistas de renombre para hablar acerca del fenómeno de Podemos en muchos de los periódicos más importantes de España”.

Hace algunas horas ha subido un vídeo titulado “El truco del Referéndum Revocatorio de Podemos” que va camino del éxito viral. En él advierte a los españoles, una vez más, del peligro que supone Podemos para la democracia y la libertad. En concreto la periodista se fija en uno de los tres requisitos para el pacto que Iglesias impuso al PSOE la misma noche electoral: el llamado “referéndum revocatorio”

¿Qué es el referéndum revocatorio?

Yael Farache incluye las imágenes de Pablo Iglesias en las que, una vez concluido el recuento electoral del 20D, habla de que “el Gobierno que no cumpla su programa, a mitad de mandato podrá ser revocado por parte de los ciudadanos”. Y luego aparece Hugo Chávez, en aquella célebre entrevista con Jaime Bayly en 1998, hablando en términos muy similares: “Vamos a proponer una reforma constitucional, un cambio en el sistema político para tener una democracia verdadera, mucho más auténtica”, decía Chávez. Y añadía: “Si yo, a los dos años, resulto un fiasco, un fracaso, o cometo un delito, o me corrompo, o hago cualquier cosa que justifique mi salida del poder antes de los cinco años, yo estaría dispuesto a hacerlo (marcharse)”. 

La periodista venezolana detecta y denuncia dos trucos en la fórmula: el primero, convencer al indeciso: “están más inclinados a votarle si cree que el riesgo es nulo”. El segundo truco, advierte, “es más siniestro”: “recolectar información útil para el partido”. Información que luego servirá para “depurar las instituciones públicas de opositores al régimen”. Farache advierte que el referéndum revocatorio no lo convoca el Gobierno, “lo tiene que convocar la población civil recolectando millones de firmas… que luego tiene que entregar al Gobierno”. Se trataría, por tanto, de “un listado enorme de firmas con nombre, apellido y DNI de las personas que desean relevar al Gobierno”. 

La lista negra

“Ellos podrían filtrar esas listas entre los círculos de Podemos y los adeptos que ya tuvieran en las instituciones públicas y, utilizando esas listas, echar de sus cargos a las personas que se significaran en contra del régimen. O hacer que se estanquen en sus cargos para siempre”, dice Yael Farache. Y advierte de que eso, exactamente eso, “pasó en Venezuela y es lo que podría pasar en España si se introdujera la figura del referéndum revocatorio”.

La operación, en Venezuela, estuvo orientada a limpiar el funcionariado de “elementos hostiles”: “Es muy difícil hacer lo que hizo Chávez si tienes oposición dentro de las instituciones del Estado”. 

Yael Farache exhorta a que en España no se repitan los mismos errores: “Pablo Iglesias pretende obtener una lista con todas las personas que están en contra del régimen”. Y advierte de la capacidad de Podemos de “absorber al PSOE e implementar su programa”. Un programa “perfeccionado durante 60 años en Cuba y casi 20 años en Venezuela; eso es lo que Iglesias quiere importar a España”. Así, Pablo Iglesias no sería un tipo particularmente inteligente, sólo “un tonto que estuvo expuesto a la información adecuada”. 

Lo que hizo Hugo Chávez con las listas negras

El comandante, en una de sus histriónicas alocuciones televisivas, amenazaba a sus críticos: “El que firme contra Chávez, ahí quedará su nombre, registrado para la Historia. Porque tendrá que poner su nombre, su apellido, su firma, su número de cédula y su huella digital”. Se suceden los fragmentos de vídeos. En uno de ellos Chávez advierte de que no renunciará jamás; en otro haciendo públicos muchos de los nombres de las personas que firmaron. En otro explicando a los telespectadores dónde encontrar el listado de “traidores”: “Yo llamo al pueblo venezolano a revisar esa lista y que salgan los rostros”. La lista se filtró a todos los medios y provocó “despidos masivos de opositores dentro de las instituciones del Estado y otras represalias”. Roger Capella, ministro de Sanidad chavista admite en una entrevista que “un traidor no puede estar en un cargo de confianza”. El entrevistador pregunta: “¿cuántos serían (los expulsados)?”. El ministro responde con laconismo castrense: “Los que hayan firmado están botados”. 

La pieza audiovisual de la periodista venezolana concluye con diferentes testimonios de purgados. Se suceden uno tras otro. Pertenecían a diferentes ministerios e instituciones. Uno de ellos, que pidió a sus hijos que también firmaran y por ellos están siendo también represaliados, rompe a llorar: “¿tenemos que irnos del país tres millones y medio de venezolanos?”. 

Leer más...

Las perlas de Pablo Iglesias (sin maquillaje político)

Iglesias: 'Si no gano las próximas elecciones generales, igual me voy'

Iglesias ensalza a Largo Caballero, el 'Lenin español' 

Hasél, amigo de Iglesias y Monedero, celebra el ataque 

Publicidad
Publicidad