Diario de Información y Análisis de Intereconomía
BASTIÓN DE BILDU

La Diputación de Guipúzcoa incita a ‘quemar iglesias y matar cristianos’

A través de una exposición en la que se pueden leer frases del tipo ‘La Iglesia que más ilumina es la que arde’.

Lola González
0
comentarios

“La Iglesia que más ilumina es la que arde” es una de las vergonzosas frases que pueden leerse en la exposición feminista Gorputz Grafiak que ha financiado la Diputación de Guipúzcoa, gobernada hasta ahora por Bildu. La exposición, que pretende exaltar el movimiento feminista radical, está llena de expresiones que incitan a la violencia contra la Iglesia católica.

Amparándose en la libertad de expresión, los organizadores de la exposición han permitido que en un centro cultural donostiarra se exhiban frases como “Quemar el Opus Dei” y otro tipo de amenazas verbales contra los cristianos y la Iglesia. Las autoridades no sólo han considerado que la violencia y la falta absoluta de tolerancia y respeto son manifestaciones artísticas, sino que han financiado estos ataques.

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, criticó con dureza al Gobierno de la Diputación de Guipúzcoa por patrocinar y financiar la exposición y le acusa de ser plenamente responsable de los ataques a los cristianos y a la libertad religiosa. Munilla pidió explicaciones a la Diputación, pero el Gobierno de Bildu no se dignó a proporcionarle ninguna respuesta. 

Las autoridades tampoco retiraron las frases ofensivas de la exposición y añadieron que "es esencial la laicidad para construir una sociedad plenamente democrática". De hecho, EH Bildu en su programa electoral para las elecciones municipales, en las que perdieron frente al PNV, proponía ocho cláusulas de laicidad que constituían una de sus principales bazas electorales. 

Munilla añadió que sería impensable una exposición en el Koldo Mitxelena con un grafiti que dijera “la mezquita o la sinagoga que más ilumina, es la que arde” y se preguntó cómo se puede explicar la falta de respeto hacia la cultura cristiana.

Según declaran los organizadores de la exposición, el objetivo es "representar el camino realizado por el movimiento feminista en Euskadi" durante los últimos 40 años para construir una memoria colectiva e investigar el pasado. Pretenden de esta forma, tal y como ha denunciado también el obispo de San Sebastián, ampararse en la memoria histórica para justificar el odio a la Iglesia y los cristianos. 

Publicidad
Publicidad