Diario de Información y Análisis de Intereconomía
De la ‘conmoción’ a la petición de cese

El escenario político que deja la operación Lezo

R.C-M
0
comentarios

La oposición pide explicaciones por los intentos de Anticorrupción de frenar un registro mientras que el PP recuerda a los Pujol y se pone una medalla por haber elegido a Cifuentes. Aguirre, casi única voz que defiende la inocencia de González.

Socialistas haciendo campaña, populares sacando a los Pujol a pasear y un universo político absolutamente revolucionado por la operación policial que ha llevado a la cárcel al expresidente Ignacio González y que ha destapado una presunta trama de coacción e intimidación a la actual dirigente de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, por parte del diario de A3Media. El día después de Lezo deja declaraciones y peticiones de dimisión de todos los colores. Las repasamos: 

Aguirre, ‘conmocionada’ testigo

A las diez de la mañana la expresidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre llegaba a la Audiencia Nacional para declarar como testigo en la primera fase del caso Gürtel. “Absolutamente conmocionada" por la detención de Ignacio González, afirmaba que si fuesen ciertas las acusaciones contra el expresidente y él fuera "culpable de todas esas cosas" lo sentiría como un “mazazo". Y, eso sí, aún dejaba una puerta abierta a la inocencia de su mano derecha: “Estoy convencida de que no ha podido hacer semejante cosa". 

Albiol, con los Pujol

También del lado de González, el líder del PPC, Xavier García Albiol, manifestaba su respeto por las decisiones judiciales pero empleaba la técnica de la comparación: “Lo que ha pasado en estas últimas horas no es fruto de la casualidad, de que alguien haya denunciado al PP, sino que es fruto de una denuncia del propio PP, de la presidenta de la Comunidad de Madrid. Las ideas las tenemos muy claras", ha explicado para añadir, a continuación, que “si alguien ha hecho alguna cosa, deberá asumir sus responsabilidades” pero recordando que “en alguna otra comunidad, bastante cerca (Cataluña) hay un presidente que cobraba comisiones por centenares y centenares de millones, durante años y años, y está por la calle y no pasa nada. Es una reflexión que pongo sobre la mesa”. 

Y sobre la mesa está… como tantas y tantas reflexiones que ha dejado la jornada, no todas tan ‘favorables’ para González.

El chivatazo y el registro

Porque, si ya estaban complicadas las cosas para el expresidente, la mañana del jueves comenzaba, además de con nuevos registros, con información sobre un presunto chivatazo y sobre los intentos de Anticorrupción de frenar algún que otro registro de la UCO. De forma inmediata Ciudadanos pedía la comparecencia urgente del ministro de Justicia, Rafael Catalá, para dar cuenta de estas informaciones señalando que, de ser ciertas, “son de una gravedad extrema”. “El ministro y el Gobierno tienen ya demasiadas sospechas de control sobre los fiscales”, ha añadido el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que ansía saber “si el ministro, en vez de hacer y repartir justicia, está dando instrucciones a los fiscales para que no investiguen". 

La respuesta del ministro

Mientras llovían sobre él las sospechas y peticiones de reprobación -éstas desde Unidos-Podemos- el aludido ministro de Justicia pedía no hacer especulaciones en torno a un caso que está bajo secreto de sumario y que, además, "tiene visos de ser un asunto complejo". “No merece la pena andar con especulaciones de un asunto sobre el que no se tiene información”, decía a la prensa para manifestar, a renglón seguido, su “máximo respeto” a la acción de la justicia, de las instituciones y de la Fiscalía, que "defiende el interés general y el cumplimiento de la legalidad".

El PSOE, en campaña

Y mientras, desde Ferraz (o sus sedes alternativas), los aspirantes a liderar el partido socialista aprovechan la semana horribilis de Génova para hacer campaña. Lo hace, sobre todo, Pedro Sánchez, que saca pecho de su ‘no es no’, a su juicio ahora más justificado que nunca: “el no a Mariano Rajoy y el sí a un cambio político en España eran antes y son ahora más necesarios que nunca”, afirma. 

En tierras andaluzas, Susana Díaz pedía el cese del fiscal general Anticorrupción -“no puede seguir un día más al frente de su cargo”- e instaba al fiscal General a tomar medidas si Moix no se iba por propia iniciativa. 

Podemos, con las comparecencias

Desde el partido morado en la Asamblea de Madrid se decidían por la petición de comparecencias. Varias, hasta ocho, empezando por la de Cristina Cifuentes e Ignacio González en la comisión de investigación de corrupción, así como la del portavoz del PP en el Parlamento regional, Enrique Ossorio, para dar explicaciones sobre el Canal de Isabel II.

También ‘piden cita’ con el diputado regional del PP y alcalde de Alcorcón, David Pérez y el exdiputado regional del PP y actual director general de Medio Ambiente, Diego Sanjuanbenito, todos consejeros de administración del Canal de Isabel II, al igual que otro de los comparecientes reclamados por Podemos, Agapito Ramos, que fue diputado regional del PSOE-M, y José Manuel Sierra.

Completa la lista de peticiones de comparecencias Fernando Cevallos, que era miembro del Consejo de Administración de Canal Extensia, una empresa del Canal que gestiona contratos de agua en varios países sudamericanos.

La postura de Génova

Desde Génova, pocos mensajes oficiales y nada esperanzadores para el detenido. El coordinador general del partido, Fernando Martínez-Maillo, ha asegurado a la prensa que "a la vista está" que Cristina Cifuentes era "mejor candidata" que Ignacio González para Madrid tras referirse a la elección que se hizo cuando hubo que apostar por González o por Cifuentes. Había -asegura- "circunstancias electorales" que desaconsejaban al expresidente. “Que esté detenido [González] no aventura cosas positivas”, decía Maíllo, que manifestaba su confianza en la Justicia y sacaba pecho de la lucha de los populares contra la corrupción. 

Publicidad
Publicidad