Diario de Información y Análisis de Intereconomía
PARTICIPACIÓN RÉCORD

Escocia y el Reino Unido: ¿Qué les une, qué les separa?

Después de más de tres siglos de historia en común, Escocia se plantea volver a la independencia en medio de un panorama en el que la diferencia entre un estatus internacional y otro la decidirán un puñado de votos.

JCR
0
comentarios

Cinco diferentes encuestas arrojaron el mismo resultado: Un 52 por ciento a favor de la unión, y un 48 por ciento favorables a la secesión. Son las que han realizado las agencias ICM, YouGov, Opinium, PanelBase y Survation. Una segunda encuesta telefónica elaborada por Survation ampliaba la ventaja del “no” a un 53-47, mientras que Ipsos-MORI ha recogido un 51-49.

Goldman Sachs se vale del ejemplo de Quebec para prever una victoria del “no” a la secesión aún más amplia: Entonces, “en la víspera del referéndum de independencia de Quebec, en 1995, las encuestas de opinión sugerían que el ‘sí’ ganaría con un 53 por ciento frente al 47 por ciento. Pero al final perdió por el 49 por ciento frente al 51”. La presencia mediática y en las calles del “sí” es muy importante, pero a la hora de la verdad es previsible que muchos votantes se arruguen, y opten por un “no”, más conservador. Hay 600.000 votantes indecisos, de los 4,3 millones de personas llamadas a participar en este referéndum. 

¿Por qué una parte importante de los escoceses quiere la secesión?

Escocia es una nación. Se unió al resto de Gran Bretaña en 1707, en el Acta de Unión, pero tiene su propia historia, gran parte de la cual la ha pasado guerreando contra sus vecinos del sur. Escocia tiene su propio sistema legal. Y tiene la Iglesia de Escocia, que es distinta de la Iglesia de Inglaterra. Ambos países comparten un único sistema monetario y financiero, que tiene su sede en Londres, y cuya base es el Banco de Inglaterra. Es el banco central más antiguo del mundo, y fue creado por un escocés. (William Paterson, en 1694).

Escocia tiene 59 escaños en la Cámara de los Comunes. Votan mayoritariamente a la izquierda, y se ven habitualmente superados por un Reino Unido más conservador. Desde 1998, tienen un Parlamento propio, pero hay materias importantes que no están bajo su responsabilidad, como la Defensa, el empleo, la seguridad social, o la energía. Este último asunto es muy importante, porque una mezcla entre los intereses y la ideología ecologista hace que los escoceses sean muy contrarios a la energía nuclear, que es una de las apuestas del actual gobierno de David Cameron. Escocia explota un gran yacimiento de hidrocarburos en el Mar del Norte.

Para hacernos una idea de la división ideológica entre Escocia y el resto del Reino Unido, en el actual Parlamento hay 306 diputados conservadores, de los cuales uno es escocés. 41 de los 59 miembros del Parlamento británico están en los Laboristas, y 11 con los Liberal Demócratas. Hay otros 6 miembros de la Cámara de los Comunes que pertenecen a otros partidos. 

Hay una clara división por edades en el sentido del voto. Según los datos de YouGov, los menores de 40 años son proclives a la secesión, y ocurre lo contrario con quienes tienen más edad. 

Así las cosas, ¿por qué puede ganar el “no”?

El voto por el “sí” a la secesión se sustenta en motivos sentimentales, de apego a la propia nación, políticos, por el deseo de desembarazarse del “yugo conservador” inglés, y económicos, en la confianza de que Escocia será más justa, e incluso más rica, si camina en solitario. El voto por el “no” también tiene raíces sentimentales y económicas, aunque el análisis político no está muy a favor de la unión. 

A Escocia le une con Inglaterra la geografía; separados, sí, por una cordillera, estos países están unidos por su pertenencia a las Islas Británicas. También le unen 307 años de historia común. Una comunidad que hace que un millón de ciudadanos con ancestros escoceses vivan en el Reino Unido fuera de Escocia. Una comunidad unida por el idioma, con las diferencias geográficas asumibles. Y a Escocia le une con el resto del Reino Unido el miedo. Un miedo a un desbarajuste monetario que podría echar por tierra a toda una generación. 

 

Publicidad
Publicidad