Diario de Información y Análisis de Intereconomía
El Trasgo Rosa

De fincas y caballos cartujanos a las compras del Rey Felipe VI

Nieves B. Jiménez
0
comentarios

Retiro para arriba. Retiro para abajo. Que estas piernas no salen sólo de la huerta, que hay que perfeccionarlas. La cara del quiosquero, un poema. Exagerado. Total, sólo llego con media lengua fuera. Desayuno, revistas y con mi barra de pan bajo el brazo a lo Francisco Umbral. Muchos ya habéis acabado el fun-fun-fun y el ho-ho-ho y ahora estáis en el Oh-Dios-míío, tal cual Janice a Chandler, cuando intentáis entrar en los vaqueros posNavidad. Pobres. Vamos al lío revisteril, que esta semana está un poco de Rebajas.

Las compras del Rey

No os lo vais a creer, pero no hay rastro de las Campos en las portadas. Sé que algunos lo estáis celebrando corriendo poseídos como Higuaín en aquella final de la Copa del Mundo. Tranquilos, el viernes vuelve un nuevo capítulo del reality camposiano. La porción de mentecatez viene esta semana por parte de Semana. Como si del libro de Haruki Murakami -‘Hombres sin mujeres’- se tratara, nos traen un reportaje del rey Felipe VI realizando las compras de última hora. Puzzles y un robot. A este paso, Murakami va a tener que aumentar de siete relatos a ocho las variaciones sobre el tema de hombres abandonados por mujeres o privados de su presencia, “ni dolor ni amor: sólo pérdida, ausencia, a discreción de la bondad de los desconocidos, como botones mal abrochados”. Claro que, la llaneza constituye una ventaja en el carácter. La revista dando pie a lo absurdo del experimento que hizo Margaret Atwood cuando pidió a un grupo de hombres que explicaran qué temían de las mujeres y contestaron que lo que les daba miedo era que se rieran de ellos. Vivimos en una hipérbole continua.  

Georgina vs Irina

Inevitablemente, tenía que llegar. Las comparaciones son odiosas y ya le ha llegado a Georgina Rodríguez con Irina Shayk. ¡Hombre, por favor! Esto es como la manía de Valle-Inclán por cargarse cualquier cosa que acometía Echegaray. O, peor. Cuando tuvimos que soportar, en bucle, a La Terremoto de Alcorcón haciendo aquella imitación del Hung up, de Madonna, llevándonos al Apocalipsis con la re-reimitación de Belén Esteban en el Carnaval de Tenerife  (por cierto, Bárbara Lennie lucía en el estreno de Contratiempo una americana Gucci muy Madonna). Echando mano (con perdón) de una cutre-frase de Alessandro Lequio “la frivolidad consiste en ponerle un escote a la vida”, la gala The Best de la FIFA a ‘tutti plein’.  En ¡Hola! Wendi Deng, exmujer de Rupert Murdoch, sigue la máxima de Tony Curtis que aseguraba que el secreto de una larga vida y feliz era la saliva de las mujeres jóvenes, ergo Wendi pasea con un modelo de veintiún años. Por mi parte, recomiendo el reportaje que abre ¡Hola! con la familia López de Carrizosa, en Jerez. Sólo por los paisajes, la finca, los caballos y la ermita, construida por los monjes cartujos que desarrollaron la reconocida raza de caballos cartujanos, además de la bodega Conde de Peraleja donde crían los vinos amontillado y oloroso, ya merece la pena.

Personajes infumables

Lo de Antonio David, en Lecturas, es infumable. Le recordaría a Antonio David que El Risitas se dedicó a anunciar pizzas en Finlandia. Existen miles de posibilidades de trabajar dignamente. Mientras su hijo aparece feliz, su padre sigue lucrándose (10 páginas, 10) siguiendo la máxima de dar pena dickensiana. AntonioDa se podría ahorrar tanta exclusiva. Estoy a un telediario de apuntarme a un cineforum sobre Emir Kusturica. ¿Y lo de Carlota Corredera a lo Olga Guillot? Aquí estoy en el lugar de siempre, la misma ciudad, la misma gente... Otro personaje a exprimir en Telecinco, como a Jorge Javier. Como colofón, Rocío Crusset cierra la edición de ¡Hola! con unas declaraciones espeluznantes: “Aunque parezca que no, me he llevado muchos noes. Si estoy teniendo éxito es gracias a mi esfuerzo. Si no sirves, no tienes sitio”. Ahora sí, me largo a llorar a un rincón. La joie de vivre a tomar viento.

Publicidad
Publicidad