Diario de Información y Análisis de Intereconomía
Pese a las críticas de los opositores

El Gobierno de Rajoy reitera su apoyo a Zapatero como 'mediador' en Venezuela

La Gaceta
0
comentarios

El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha expresado su preocupación por la situación en Venezuela y ha hecho un llamamiento para volver al diálogo como mecanismo para resolver los problemas y para que "las aguas vuelvan a su cauce y no empeoren".

Méndez de Vigo ha hecho estas declaraciones en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros al ser preguntado por Venezuela, donde las protestas antigubernamentales y la represión de las fuerzas de seguridad han proseguido, en especial en Caracas. "El Gobierno ha seguido desde el primer momento con gran preocupación la situación en Venezuela, sobre todo después de la victoria de la oposición en las legislativas en 2015", ha explicado.

Ha insistido en que el Ejecutivo está preocupado porque ve que la situación se está complicando desde el punto de vista político y ha citado entre otras actitudes la represión de manifestantes o el plan "cívico militar" para mantener el orden interno:" No es la mejor manera de desbloquear la situación ni para buscar un gran acuerdo nacional a través del diálogo".

Por ello Méndez de Vigo ha reiterado la importancia del diálogo y por seguir trabajando en el marco de la UE.

Tras asegurar que el Gobierno hace gestiones para proteger a los españoles que viven en Venezuela y ampararse en la diplomacia para no dar más detalles al respecto, el portavoz se ha referido al opositor venezolano Yon Goicoechea.

Ha recordado que fue a instancias del Gobierno cómo se concedió la nacionalidad española a Goicoechea, que se encuentra detenido en Venezuela desde el pasado mes de agosto. "Seguimos el caso y la situación en Venezuela con preocupación", ha dicho, antes de recordar que el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero está también en el país latinoamericano, con apoyo del Ejecutivo español.

El expresidente del Gobierno se negó a llamar preso político al opositor venezolano Leopoldo López, condenado a casi 14 años en un juicio considerado "injusto" por las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos. "Es un preso que debe salir de la cárcel", declaró, utilizando la retórica chavista. Además, señaló que "el diálogo político es ahora más necesario que nunca en Venezuela" y que él como mediador hace una tarea de "paz preventiva".

En una recuente entrevista, Zapatero, que fue ratificado por Maduro como mediador en el "conflicto" junto a los expresidentes de Panamá, Martín Torrijos, y de República Dominicana, Leonel Fernández, dijo que Maduro "ganó las elecciones democráticamente a Capriles", borrando así las dudas que numerosos organismos internacionales tienen sobre los comicios presidenciales de 2013, y que el período de mandato presidencial no debe acortarse como pide la oposición. "Las elecciones presidenciales deben ser en 2018. Es lo que corresponde".

Los opositores venezolanos han manifestado en numerosas ocasiones sus "dudas" sobre la actuación del expresidente del Gobierno en Venezuela. La Gran Alianza Nacional (GANA), un movimiento de la sociedad civil ajena a los partidos políticos, denunció ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que Zapatero contribuía con su "actitud cómplice" con el Gobierno chavista a que se "agrave la crisis humanitaria en Venezuela" y la dirigente opositora María Corina Machado señaló que "la labor de Zapatero en su país ha sido nefasta". "Ha hecho un daño enorme para la lucha democrática", dijo.

Leer más...

El desgarrador testimonio de una opositora venezolana: 'Estoy harta de pelear...'

La Policía chavista ataca con gases un hospital infantil, según la oposición

Publicidad
Publicidad