Diario de Información y Análisis de Intereconomía
'Hay que acabar con ella'

Hillary Clinton declara la guerra a la religión

La precandidata demócrata a las elecciones de 2016 pone en cuestión la Primera Enmienda en relación con las creencias religiosas.

Rosa Cuervas-Mons
Hillary Clinton, candidata demócrata a la presidencia de EEUU. /Efe
0
comentarios

"Los códigos culturales profundamente enraizados, las creencias religiosas y las fobias estructurales han de modificarse. Los gobiernos deben emplear sus recursos coercitivos para redefinir los dogmas religiosos tradicionales". La que habla es la aspirante demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, durante una conferencia sobre feminismo en el Lincoln Center de Manhattan.

Allí la política -a favor del reconocimiento del aborto como un derecho de la mujer-, criticó ante una derretida concurrencia que las objeciones de conciencia fundamentadas en creencias religiosas están detrás de la discriminación a las mujeres y a los homosexuales -por, por ejemplo, la oposición de la Iglesia al sistema de salud de Obama que obliga a financiar anticonceptivos y abortos- y que, por tanto, deben ser eliminadas. "Los derechos deben existir en la práctica, no sólo en un papel. Las leyes deben estar sustentadas con recursos reales", continuaba la candidata. Tras defender la 'salud sexual y reproductiva' (eufemismo para referirse al derecho al aborto) y la financiación gubernamental de asociaciones como Planned Parenthood (la mayor central abortista en Estados Unidos), Clinton criticó que haya quienes "se erijan como líderes y prefieran dejar sin fondos a Planned Parenthood".

Además: Hillary Clinton delata la agenda oculta del nuevo orden mundial

No es la primera vez que la política demócrata desvela su particular guerra contra la religión. Ya en 2011, durante una conferencia en Génova, la entonces secretaria de Estado señalaba como uno de los principales problemas sociales que se apelara a convicciones religiosas para "limitar los derechos humanos del colectivo LGTB".     

Además: Hillary Clinton agita las bases de la libertad de conciencia en los EEUU

Sus declaraciones ya han obtenido respuesta: el representante de Catholic League Bill Donohue subrayaba que nunca antes se había visto a un aspirante a la presidencia de Estados Unidos declarar de forma pública y notoria una guerra a la religión. "Optar a la presidencia de Estados Unidos sobre la base de utilizar los recursos públicos para acabar con las creencias religiosas es, probablemente, el eslogan progresista más sincero de la historia", ironiza Ed Morrissey en HotAir.com.  "Que se insinúe que una nación construida sobre el pilar de la libertad religiosa va a emplear la fuerza del Estado para cambiar las prácticas religiosas es una declaración sin precedentes", resumen los analistas. 

Leer más...

Planned Parenthood: Se venden órganos humanos 'frescos'

Hillary Clinton agita las bases de la libertad de conciencia en los EEUU

Hillary Clinton delata la agenda oculta del nuevo orden mundial

¿Quién es Hillary Clinton?

Los católicos exigen a Clinton que detalle cómo quiere cambiar la religión

Uno, trino... y del Partido Demócrata 

Editorial: Hillary contra Dios, Occidente contra sí mismo

El club Builderberg y el desgobierno mundial

Publicidad
Publicidad