Diario de Información y Análisis de Intereconomía
ATAQUES A LA RELIGIÓN

Podemos impone su laicismo radical en Castilla-La Mancha

Pone como condición a García-Page para prestarle su apoyo: "la supresión  de cualesquiera honores civiles u homenajes públicos a imágenes religiosas, advocaciones, santos o cualquier otro símbolo religioso".

Lola González
El alcalde socialista de Toledo presidió el pasado día 4 de junio la procesión del Corpus en Toledo. /Efe
0
comentarios

El pacto entre Podemos y el PSOE en Castilla La Mancha abriría la puerta al laicismo más radical en la comunidad. La imagen de Emiliano García-Page en la celebración del Corpus, tal y como se le pudo ver el pasado jueves, no volvería a repetirse si Podemos consigue imponer sus condiciones de eliminar cualquier símbolo religioso del ámbito público.

Durante las negociaciones entre García-Page, líder del PSOE y más que posible futuro presidente de la Junta, y José García Molina, líder de Podemos en Castilla La Mancha y quien posee la llave de la gobernabilidad de la región, se puso sobre la mesa la exigencia de que la laicidad sea uno de los signos por los que se reconozca a la comunidad. 

La formación de un frente popular en Castilla La Mancha supondría que el programa laicista de Podemos se llevaría a la práctica. De tal forma que ninguna autoridad política, y menos el presidente de la Junta, podría acudir a una ceremonia religiosa o actos de carácter confesional, ni siquiera a una celebración tan arraiga en la cultura manchega como la festividad del Corpus. 

La alergia de Podemos a cualquier manifestación religiosa también le ha llevado a exigir la "supresión de cualesquiera honores civiles u homenajes públicos (condecoraciones, votos o nombramientos civiles) de la Junta de Comunidades a imágenes religiosas, advocaciones, santos o cualquier otro símbolo religioso". 

Los socialistas se unen al ataque a la Iglesia

El PSOE también apuesta por el laicismo y el ataque a la Iglesia católica, ahora que necesita de Podemos para poder gobernar. Los socialistas han radicalizado su mensaje en las últimas semanas hasta el punto de exigir que la Iglesia devuelva las inmatriculaciones "fraudulentas" y se revierta el "expolio" que supuestamente ha realizado la institución católica. 

El diputado por Navarra del PSOE, Juan Moscoso del Prado, presentó el pasado viernes en el Congreso una proposición no de ley para que, en el caso de que el PSOE logre gobernar, desde el Gobierno se reclame la titularidad del dominio o de otros derechos reales inmatriculados a favor de la iglesia desde 1978.

Se trataría de reformar el actual reglamento hipotecario para exigir que en "un plazo de seis meses" la Iglesia devuelva al Estado las inmatriculaciones. Asimismo, el PSOE ha propuesto que el Gobierno elabore un estudio en el que se recojan todos aquellos bienes que desde 1998 han sido inmatriculados a favor de la Iglesia Católica. 

El PSOE se une así al discurso izquierdista que no se cansa de denunciar la supuesta usurpación de bienes públicos por parte de la Iglesia. Las organizaciones laicistas como Europa Laica se han mostrado gratamente sorprendidas ante esta propuesta del Partido Socialista, aunque recalcan lo curioso de que se haya realizado en época electoral.

 

 

Publicidad
Publicidad