Diario de Información y Análisis de Intereconomía
Otro padre sobre la educación en Baleares

'¡Les meten unas cosas en la cabeza a los niños que no son normales!'

0
comentarios

Los casos se multiplican, y ya no sólo en Cataluña. A raíz del testimonio de Lena Erikson en La Gaceta este periódico ha recibido multitud de llamadas de padres en situaciones similares. Denuncian un sistema de inmersión que relega al idioma común, pero también un adoctrinamiento político orientado a generar una "conciencia nacional" alternativa -y enfrentada- a la española.

 

Es el caso de Francisco López, padre de un niño de cuatro años y residente, como Erikson, en la isla de Ibiza. Francisco, madrileño de nacimiento, lleva quince años en la isla. Se casó con una ibicenca y emprendió. Es un pequeño empresario que dedica 650 euros al mes a pagar el colegio privado de su hijo. El único privado, y por tanto a refugio de la política lingüística del Govern Balear, que hay en Ibiza. 

Estuvieron a punto de volver a la península: “la lista de espera para entrar es enorme, nosotros tuvimos suerte”. Tener suerte es, para la familia de Francisco López, haberse tenido que mudar a la otra parte de la isla y pagar 650 euros todos los meses por un servicio que debería obtener sin más gasto que el de sus impuestos. 

Inmersión lingüística... y adoctrinamiento político

El sistema educativo balear sumerge a todos los niños de 3 a 6 años en un sistema íntegramente en catalán. No hay alternativa. “Me niego a que al niño le mentan nueve horas de catalán al día. No lo tolero”. Es por eso que ha interpuesto una demanda con el objetivo que “los padres que vengan detrás, o si tengo otro hijo, lo tengamos más fácil y, ya que pagamos impuestos, que nuestros hijos por lo menos aprendan castellano”. Un idioma que “ni siquiera pueden hablar en el patio”. La figura del comisario lingüístico existe. La inmersión ha llegado a ese punto. “Te catalanizan al niño”, se lamenta. Y no sólo en el sentido lingüístico: “les enseñan que viven en los Països Catalans, y eso lo he visto yo con mis propios ojos; que si los españoles les persiguen, les lastran... ¡Por Dios, les meten unas cosas en la cabeza que no son normales!”. 

El Govern balear usa "una trampa" legal... que Francisco ha sorteado

Francisco quiere algo tan sencillo como que su hijo pequeño pueda estudiar en español en España. Cree que podrá lograrlo a través de la demanda que ha interpuesto contra la Conselleria de Educación del Govern balear y contra el CEIP Es Vedrà. En ella reclama a la Administración que haga efectiva la declaración del Tribunal Constitucional, que considera también al castellano como lengua vehicular de la enseñanza.

Su caso, explica a La Gaceta, es diferente al de otros padres que, desesperados, también optaron por la vía legal. Francisco, al contrario que el resto de casos, no llegó a inscribir a su hijo en el sistema públilco de enseñanza. Haberlo hecho hubiera supuesto aceptar unas condiciones que, “escritas en cursiva, en catalán y con un tipo de letra minúsculo”, inhabilitan a los padres para reclamar un tipo de enseñanza diferente a la inmersión. “Ese docuemnto es una trampa”, explica. Él no lo firmo, por eso sus abogados -otro gasto más- son optimistas. 

El de López es, pues, un caso expecional. Nada que ver con el de María Carrasco, la primera madre que denunció un caso similar en Baleares. Ella sí cayó en “la trampa”. 

Como a Lena Erikson ("¡Todo esto es de locos!"), a Francisco el Estado no le ha dado más alternativas que la consabida “ayuda” económica para que los padres inscriban a sus hijos en colegios privados. Subvenciones, además, que sólo están disponibles a partir de los seis años, de modo que el periodo de 3 a 6 años -inmersión total- queda excluido. Por eso, desahuciado por el Gobierno central, ya sólo confía en la Justicia para lograr que su hijo pueda conocer el idioma que le une al resto de españoles y a 500 millones de americanos. 

Leer más...

La dramática batalla de una madre sueca contra la inmersión en catalán

Un padre argentino: La situación en Cataluña 'es asfixiante'

Una ensayista sueca censura el adoctrinamiento del separatismo

Cataluña 'desconecta' en Educación: no aplicará las pruebas de la Lomce

Publicidad
Publicidad