Diario de Información y Análisis de Intereconomía
TRIBUNA

Los Estados Unidos de Rivera

Alguien tendría que explicarle a Rivera, con urgencia, que no puede estarse a favor de una cosa y no de la otra.

Fernando Paz
0
comentarios

Esta semana, Albert Rivera ha regresado a uno de esos viejos mantras con los que el hombre lleva dando la matraca desde hace algunos años: hay que ir hacia los Estados Unidos de Europa. Algo que tampoco puede sorprender si tenemos en cuenta lo que Albert ha venido a hacer aquí. 

No sé si será un encargo, pero como si lo fuera. Porque esa voz, su voz, es la de la oligarquía. Esa voz es la de las élites bruselenses, a quienes nada importan la democracia ni la soberanía. 

Alguien tendría que explicarle a Rivera, con urgencia, que no puede estarse a favor de una cosa y no de la otra. Alguien debería explicarle que la democracia, sin soberanía, no es más que una fantasmagoría inútil; que si se nos priva cada vez más, como está sucediendo, de ámbitos de decisión, el sufragio se convierte en una farsa.

En lo que hace a la expresión de nuestra soberanía, ¿cuál es el alcance democrático que Rivera concede a los españoles? ¿Sobre qué nos van a dejar decidir? 

Por eso, cuando Rivera propone más cesión de soberanía, lesiona la democracia. Con una capacidad de decisión ya muy mermada, ahora plantea privarnos de política exterior y defensa. No está mal, para quien dice defender la unidad de la nación, aspirar a disolver dos de los últimos vínculos entre Cataluña y el conjunto de España. 

El discurso de Rivera pierde buena parte de su credibilidad, porque resulta escasamente convincente esgrimir, frente a los partidarios de la autodeterminación, una soberanía del pueblo español en la que sabemos que no cree. En la que no cree porque, cuando se defiende la soberanía, se la defiende como una sola cosa; frente al nacionalismo y también frente al mundialismo. Porque no tiene sentido proteger la soberanía de las asechanzas de Puigdemont y Junqueras para entregarla a Juncker y a Merkel. Rivera no cree en la soberanía del pueblo español porque quiere cederla a Bruselas. 

Albert, además, esgrime su argumento cuando la pretensión de construir una unidad política desde Bruselas ha sido explícitamente rechazada por los europeos, cuando esa unidad política viene siendo impuesta por la eurocasta a través de mecanismos parlamentarios que han rehuido la democracia, negociando de espaldas a los ciudadanos. Defender ese fantasmagórico proyecto de los Estados Unidos de Europa, es respaldar todo eso. 

¿Es que Rivera no sabe que lo que ha fracasado es, precisamente, el proyecto de esos Estados Unidos? ¿Es que ignora que lo que ha fracasado es la tentativa de superar el marco de un club económico que, durante décadas, no solo preservaba la soberanía de los estados, sino que la presuponía?

Claro que Rivera lo sabe. Claro que sabe que, cuando se planteó la unión política, fue rechazada; y que ahora está siendo forzada, imponiéndola a unos pueblos europeos que no la quieren. Claro que sabe que las transferencias de soberanía se están llevando a cabo desdeñando la voluntad de los europeos ¿Será que Rivera está en ese proyecto antidemocrático? 

Como es evidente que Rivera no puede ignorar lo anterior, la pregunta es perfectamente legítima. Y la respuesta está servida. Ni la soberanía ni la democracia parecen ser para él más que excusas argumentales, que no le impiden la construcción de un discurso extremista en sus fervores hacia la Unión Europea.

Unión Europea -en cuya promoción está Rivera- ni siquiera justificada como proyecto europeo, degradada como una pieza más al servicio de un diseño global transnacional. 

 

 
Publicidad
Publicidad