Diario de Información y Análisis de Intereconomía
la cara amable de la política

Macron, el 'yerno' perfecto que está dispuesto a conquistar el Elíseo

La Gaceta/Efe
0
comentarios

La irrupción del joven candidato Emmanuel Macron en la política francesa se asemeja a la de un anticuerpo generado por el sistema como vacuna contra el peligro existencial que se cierne sobre él: la líder de la derecha alternativa, Marine Le Pen, quien parte como favorita para la primera vuelta. 

En la lógica de un modelo electoral que propicia la bipolaridad, sólo un proclamado antisistema como Macron -profundamente incardinado en la misma elite que pretende reformar- podía retar de frente a la mujer que quiere poner patas arriba la V República francesa.

Joven e inteligente, con aspecto de yerno perfecto y de primero de la clase, el exministro de Economía se ha convertido a sus 39 años en uno de los favoritos para presidir Francia durante los próximos cinco años, según los sondeos.

Habría que indagar mucho para encontrar precedentes del fenómeno "macronista" en las democracias occidentales. Hace solo un año era todavía un semidesconocido ministro de Economía que apenas había logrado sacar adelante una tímida ley liberalizadora y que se distinguía más por sus salidas de tono que por su influencia sobre las arcas del país.

Si algo buscó Macron desde su entrada en el Gobierno socialista, en agosto de 2014, fue hacerse con una voz propia. Eso le permitió discrepar en asuntos tan centrales como la reforma de la Constitución que impulsó el presidente François Hollande -y que encalló en el Parlamento- para retirar la nacionalidad francesa a los condenados por terrorismo.

La continua búsqueda de un perfil diferenciado, a la derecha del Partido Socialista pero con tintes sociales y cosmopolitas que lo alejan de los conservadores, convirtió a Macron en un ente extraño en la política francesa: un liberal. Y así, de paso, se erigió en la némesis casi perfecta de Le Pen. Dos "intrusos" con visiones opuestas. Proteccionismo y repliegue frente a multiculturalismo y apertura.

Hijo de dos médicos de Amiens (norte del país), Macron se formó en el gran vivero galo de cargos públicos, la ENA (Escuela Nacional de Administración), donde coincidió con una promoción que hoy copa importantes puestos en el Estado.

Tras completar sus estudios comenzó a trabajar como inspector de finanzas, antes de desembarcar en la empresa privada de la mano de la banca de negocios Rothschild en 2008, de la que llegó a ser socio. Ese trabajo le ha granjeado la etiqueta de "amigo de las finanzas" entre sus rivales, pese a que él insiste en que es precisamente lo que le distingue de los políticos profesionales que han vivido toda su vida del dinero público.

"No quiero hacer carrera política, no estaré aquí 15 años", decía en un reciente encuentro en París con mujeres. Como banquero, ya compaginó su labor con la colaboración con el entonces candidato a la Presidencia François Hollande.

Convencido de que "la política es una droga dura", entró en el Palacio del Elíseo en 2012 junto a Hollande como secretario general adjunto, donde fue el arquitecto de las primeras reformas económicas impulsadas por el presidente socialista.

Su pecado original, no haber sido nunca elegido para un cargo en unos comicios, le privó de ser ministro del Presupuesto en el primer Gobierno de Manuel Valls, en marzo de 2014, pero no así en el segundo, cinco meses después, donde asumió la cartera de Economía de manos del izquierdista Arnaud Montebourg.

Su intención de cabalgar en solitario quedó clara hace un año con el nacimiento del movimiento político "En Marcha", plataforma inspirada en la campaña de Barack Obama en EEUU desde la que lanzó su candidatura presidencial, tras dimitir del Gobierno en agosto.

Avezado músico (ganó premios como pianista en el conservatorio de Amiens) y lector de filosofía, su ubicuidad en los medios franceses se amplió al "papel couché" por la peculiar historia de amor que le une con su esposa, Brigitte Trogneux, antigua profesora suya en el instituto y 24 años mayor que él.

Los más próximos a Macron reconocen la enorme influencia que ejerce Trogneux sobre el candidato y el activo papel que ésta tiene en la toma de decisiones sobre su exposición mediática.

La aparición de ambos en la portada de la revista "Paris Match", solo una semana después de que el entonces ministro lanzara "En Marcha", llenó de vitriolo los comentarios hacia la pareja.

"La vida política es muy violenta para el entorno. Los placeres narcisistas a menudo son solitarios, pero las dificultades las compartes", reflexionó en el mismo mitin Macron, antes de proclamar que "cuando sea elegido, Brigitte tendrá su lugar, no detrás ni escondido, sino a mi lado, donde siempre ha estado".

Publicidad
Publicidad