Diario de Información y Análisis de Intereconomía
KIUSSAMISTA VASTAAN

El método definitivo para erradicar el acoso escolar

Finlandia ha creado FiVa, un programa para combatir el bullying que ha reducido esta práctica drasticamente. Varios países han importado el modelo.

Pepe G.-Saavedra
España está meditando traer KiVa a nuestros colegios. /Efe
0
comentarios

Finlandia ha diseñado el modelo definitivo para combatir eficazmente bullying. KiVa -del finlandés  Kiusaamista Vastaan (contra el acoso escolar)– es el programa estrella que ha sido importado por diferentes países tras el éxito rotundo cosechado en el país nórdico.

El revolucionario modelo finlandés busca atacar la lacra del acoso desde el núcleo del problema, el grupo de menores. Cuando se producen situaciones de bullying o ciberbullying existen tres tipos de actores: el acosador, la víctima y los testigos. KiVa centra su acción en este último grupo. Una simple risa de aquellas personas que observan el ataque puede hacer creer al acosador que nada de lo que hace está mal y alentarle a continuar con sus conductas dañinas. La clave del método es lograr que los testigos no participen en el acoso, que empaticen y defiendan a la víctima. De esta manera el acosador puede comprender que sus actitudes no son correctas y se verá obligado a corregirlas.

Los datos hablan por sí solos. Tras su implantación desde 2007, fecha en la que nació el programa, en un 90% de los colegios del país las cifras de acoso a menores en las aulas ha descendido drásticamente. Un estudio en 234 escuelas de Finlandia liderado por la Universidad de Turku, institución precursora del programa, ha revelado que KiVa fulminó el acoso en un 79% de las escuelas y lo redujo en otro 18%. Tras un año de implantación, se descubrió que la cifra de niños atacados en los colegios descendió en un 40%. Unos valores que hacen sombra a los tradicionales métodos antibullying centrados en la protección de la víctima por una autoridad. Estos valores, además, han ido acompañados de un aumento del bienestar en las aulas y de una mejora del rendimiento escolar de los alumnos.

Desarrollando el programa

KiVa complementa su estrategia práctica con una serie de lecciones teóricas. Los alumnos de los colegios reciben clases a los 7,10 y 13 años para aprender a reconocer el acoso y trabajar para evitarlo. Los padres juegan un papel fundamental y los colegios organizan charlas para ayudarles a enfrentarse a problemas de acoso en sus hijos. Además, un buzón virtual recoge las denuncias anónimas de las víctimas o de los testigos del acoso.

Tres profesores de cada escuela forman el denominado equipo KiVa. Estos tres adultos son los encargados de gestionar cada caso concreto de bullying. El papel de este equipo es fundamental apoyar a la víctima y persuadir a los acosadores para que detengan sus ataques. Un 98% de los estudiantes cuya situación de bullying fue interceptada por un equipo KiVa, aseguró que su situación había mejorado.

 

El innovador programa ya ha sido exportado a otros países como Reino Unido, Estonia, Francia, Italia, Estados Unidos… España aún no ha implantado KiVa pero tras los excelentes datos cosechados, las escuelas de nuestro país no tardarán en importarlo. 

Leer más...

El bullying, más traumático para el menor que el maltrato

Nuevo golpe de la Policía contra el 'bullying'

¿Es su hijo víctima de 'bullying'?

Los profesores reclaman menos corrección política ante el acoso escolar

Publicidad
Publicidad