Diario de Información y Análisis de Intereconomía
INFORMES

Más de un millar de muertos al año a manos de la policía en EE UU

Los últimos acontecimientos han despertado un debate nacional sobre la actuación de la policía, entre acusaciones de racismo y de una innecesaria militarización.

José Carlos Rodríguez
Protestas en Washington D.C. contra las últimas actuaciones policiales. Ted Eytan (Flickr)
0
comentarios

Walter Scott era un obrero especializado: manejaba un montacargas. Ganaba lo suficiente como para mantener a sus cuatro hijos. El pasado 4 de abril fue detenido por la Policía local de North Charleston, Carolina del Sur, porque tenía rota una luz trasera. Scott no se avino a la detención, y salió corriendo del lugar. El agente Michael Slager le siguió, mientras su compañero avisaba por radio de lo que ocurría. Mientras éste señalaba con un código de tres números que un hombre negro de mediana edad estaba huyendo de los dos agentes, Slager iba detrás de Scott. Éste se detiene, delante de Slager, pero luego retoma la carrera y el policía dispara ocho balas contra el hombre, y tras menos de un segundo de silencio, una novena. Entonces Scott cae al suelo. Al oír los disparos, el compañero de Slager acude al lugar, probablemente para socorrer a un policía en apuros. Pero la realidad es que Scott no estaba armado, y que el policía disparó por la espalda.

El caso es en sí muy desgraciado, y habría levantado polémica en cualquier caso. Pero el hecho de que Slager fuese blanco y Scott negro ha echado sal sobre la herida racial de aquél país, ya en carne viva tras los sucesos de Ferguson, en los que otro hombre negro no armado murió a manos de la policía.

Más de un millar al año

Nadie sabe cuántos estadounidenses mueren a manos de la Policía. A la vista del debate nacional que se ha despertado por algunas de las últimas muertes quizás haya motivado que la Oficina de Estadísticas de Justicia (BJS) elabore un informe que recoge la estadística de los ciudadanos que pierden su vida por la acción policial. No es que el documento despeje todas las dudas, pero al menos está elaborado con la pretensión de acercarse lo suficiente a la realidad.

El informe, tal como lo recoge FiveThirtyEight, recoge que la policía mata a 928 personas por año. Pero esa estadística es sin contar la actuación de la policía local, sobre la que no hay datos. Si se supone que su comportamiento es igual al resto de policías, entonces el número de detenidos que mueren cuando son detenidos por la Policía ronda los 1.240 por año. Un informe que critica al elaborado por la BJS, y dice que el número real es superior. Pero su metodología, que se basa en el comportamiento del Ejército en zonas de conflicto, no ofrece muchas garantías.

Hay otra fuente que no es oficial pero que podría darnos una imagen más certera de la realidad. Es la página KilledByPolice.net. En ella, sus autores recogen todas las noticias de sucesos en los que los ciudadanos han perdido la vida por la actuación policial. En la página se anotan, en sucesivas columnas, la fecha y la suma acumulada, el Estado, el nombre del muerto y su edad, la página de Facebook dedicada a cada una de las víctimas con información actualizada, y un enlace a una noticia en la que se recoge el hecho. Así, entre mayo y diciembre de 2013, la página ha recogido 767 asesinatos policiales. En 2014 fueron 1.100. Y en lo que va de 2015, hasta el 17 se abril, 342.

Una web informativa, a partir de estos datos, ha concluido que la policía en los Estados Unidos ha matado a más personas en marzo de 2015 (111) que la Policía del Reino Unido desde 1900 (52), aunque esto último resulta dudoso.

Esto son sólo números. Pero en ocasiones las circunstancias hacen que sea difícil explicar la actuación policial, como los casos en los que la víctima no estaba armada.

Según el Tribunal Supremo (Tennessee v. Garner), hay dos condiciones que permitirían el uso de las armas de fuego contra un detenido: 1) si el sospechoso amenaza al agente con un arma, o 2) si hay una causa probable de que haya cometido un crimen en el que haya infrigido daños físicos importantes, o haya amenazado con hacerlo. Si se observa ese comportamiento en la práctica totalidad de los casos, o las excepciones son más comunes que lo esperado por el error humano es algo que aún no está comprobado.

 

Publicidad
Publicidad