Diario de Información y Análisis de Intereconomía
'no podemos renunciar a nuestra libertad'

‘No voy a pedir perdón por ser católico'

Enrique Cabrera, párroco de Nuestra Señora del Enebral en Collado Villalba, se enfrenta a la persecución de PSOE, Podemos e Izquierda Unida por defender la doctrina católica y condenar la ideología de género.

Lola González
0
comentarios

La libertad de expresión de los católicos está siendo atacada de forma sistemática por quienes pretenden imponer un pensamiento único. Así lo demuestra la moción que PSOE, Podemos e Izquierda Unida presentaron este jueves en el pleno del ayuntamiento de la localidad madrileña de Collado Villalba contra el párroco de la Parroquia Nuestra Señora del Enebral, Enrique Cabrera.

Estas formaciones pretendían que el Ayuntamiento de Collado Villalba reprobara a este sacerdote por recordar durante una homilía el pasado 13 de junio las enseñanzas de la Iglesia sobre la homosexualidad y la transexualidad y por atreverse a cuestionar la ley de transexualidad aprobada hace unos meses por la Asamblea de Madrid. Finalmente, la moción fue rechazada gracias a los votos en contra de PP y Ciudadanos que pidieron que se respetara la libertad de expresión de los miembros de la Iglesia católica. 

‘No podemos renunciar a nuestra libertad’

En conversación con Gaceta.es, Enrique Cabrera ha asegurado que mantiene la alegría y la paz a pesar de los ataques recibidos y ha recordado que todo lo que dijo en su homilía se adhiere a las enseñanzas de la Iglesia y las declaraciones realizadas por los obispos de Alcalá de Henares, Getafe y San Sebastián.

Respecto a una posible rectificación de sus palabras, este sacerdote señala que puede pedir perdón por sus propias faltas o pecados pero nunca por decir lo que enseña la Iglesia. “No voy a pedir perdón por ser católico, yo soy un sacerdote católico que enseña la doctrina católica”, ha declarado, al tiempo que ha defendido que su público no es la dictadura del relativismo sino “Jesucristo, que dio su vida para que anunciemos la verdad que hemos recibido”.

No podemos renunciar a nuestra libertad, no podemos plegarnos ni arrodillarnos ante el paganismo ni ante la dictadura del relativismo”, ha afirmado el párroco Nuestra Señora del Enebral, que no ha dudado en poner de manifiesto la persecución que sufren los que se atreven a cuestionar los postulados de la ideología de género.

‘Quieren convertir en delito la libertad de expresión’

En su homilía durante las fiestas de San Antonio, este sacerdote señaló que las personas no tienen género, sino sexo, y criticó por esta razón el artículo 4 de la ley de transexualidad madrileña que afirma: “Toda persona tiene derecho a construir para sí una autodefinición con respecto a su cuerpo, sexo, género y orientación sexual”.

También advirtió sobre el peligro de “dedicarse a un bricolaje anatómico imposible” -en relación a la transexualidad- y recordó que “el hombre no se crea a sí mismo” y que la voluntad humana no crea la realidad. “Cuando el hombre juega a ser como Dios, se destruye, se autodestruye, de forma inexorable”, afirmó.

Al poder de turno, cualquiera, no le interesan las familias sanas y fuertes, sino las personas solitarias y desvinculadas, frágiles y vulnerables, es decir: fácilmente domesticables”, puso de manifiesto Cabrera, que también advirtió sobre la intención de convertir en un delito el ejercicio de la libertad de opinión y de expresión cuando no coincida con el pensamiento relativista.

Leer más...

Villalba no reprobará al sacerdote que criticó la ley de transexualidad

La Comunidad de Madrid aprueba la ley totalitaria LGTBI

Publicidad
Publicidad