Diario de Información y Análisis de Intereconomía
'QUIEREN DESACREDITARnos'

La Policía acusa a Ahora Madrid de 'mentir y politizar' el escrache

El Ayuntamiento abrirá una investigación para determinar si ha habido en la manifestación incitación al odio. Meses atrás, Carmena aseguraba que "los escraches son una protesta no sólo legítima, sino necesaria".

S.T.
0
comentarios

La guerra abierta entre el Gobierno de Ahora Madrid y la Policía Municipal no cesa. El último capítulo se ha vivido este martes durante la manifestación que los agentes habían convocado en protesta por la decisión del Ayuntamiento de suprimir las Unidades Centrales de Seguridad (UCS) -conocidas como "antidisturbios"-, que contaban con unos "brillantes servicios prestados". Los sindicatos acusan al equipo de Manuela Carmena de querer suprimir las unidades por "el mero hecho de que lleven un casco y un escudo". Esta decisión coincidía además con la tensión entre los policías y los responsables de Seguridad por el impago de una compensación económica acordada a cambio de no reducirse la jornada en los meses de verano.

La protesta comenzó en los alrededores de la Plaza Mayor, donde se concentraron con motivo de la reunión de la Comisión municipal de Seguridad del área. Al finalizar la Comisión, los agentes asistentes -alrededor de 300- siguieron al concejal de Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, durante unos 400 metros y en el transcurso de ese trayecto lo llamaron "gordo" y "dictador", además de recriminarle que "se haya cargado las UCS". También reclamaron la dimisión del actual jefe de la Policía Municipal, Andrés Serrano, que acompañaba en su recorrido al edil.

Tras el suceso, Barbero ha acusado a los agentes de la Policía Municipal de haberle proferido insultos y haber golpeado el coche oficial en el que se había desplazado. El concejal también ha denunciado la inacción de la Policía Nacional en la protesta y ha acusado por "dejación de funciones" y "deslealtad" a la delegada del Gobierno, Concepción Dancausa. "Yo esperaba ser protegido por la Policia Nacional, lo lógico es que hubiera intervenido", ha sostenido Barbero en una rueda de prensa en la que ha indicado que la alcaldesa, Manuela Carmena, está "tratando de localizar" a Dancausa por este suceso.

La Delegación del Gobierno en Madrid, por su parte, ha rechazado la acusación del concejal de Seguridad. En un comunicado ha puntualizado que es a la Policía Municipal a quien corresponde, conforme a la Ley Orgánica de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, la protección de las autoridades de las corporaciones locales. No obstante, tras conocer la convocatoria de la concentración envió a la zona a 30 agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) sin que el Ayuntamiento le hubiera hecho petición alguna. Además sostiene que durante estos incidentes los antidisturbios de la Policía Nacional presentes no se han visto en la necesidad de intervenir, ya que "en ningún momento se ha considerado que hubiera riesgo" para el concejal.

Los agentes también han respondido al concejal. En declaraciones a Gaceta.es, el portavoz del Colectivo Profesional de la Policía Municipal (CPPM), Julián Leal, ha condenado las descalificaciones vertidas sobre Barbero, pero asegura que no van a permitir que "se pretenda condenar esta concentración diciendo que estaba organizada y que detrás de la organización se encuentra un grupo fascista".

En la manifestación, señala Leal, "no había únicamente policías de las UCS, sino de diferentes unidades, porque todos estamos cansados de este Gobierno municipal". Explica que la seguridad privada del concejal "le había indicado que la mejor opción era abandonar la Comisión por la parte de atrás, pero él no ha querido, por lo que no tendría que tener miedo".

Los agentes asistentes a la manifestación también acusan a Ahora Madrid de "querer instrumentalizar la protesta con fines políticos" y aseguran que durante el transcurso de la concentración "sólo hemos realizado reivindicaciones laborales fruto del hartazgo de la plantilla, en ningún caso reivindicaciones políticas". Asimisno niegan tajantemente que Barbero fuera agredido: "es mentira, nadie le ha tocado un pelo", y señalan que "quienes golpean el coche oficial son sus escoltas". "Que investiguen todo lo que quieran, pero no vamos a permitir que haya una caza de brujas", han añadido después de que el Ayuntamiento haya anunciado que abrirá una investigación para determinar si ha habido incitación al odio en la protesta contra el edil.

'Los escraches son una protesta no sólo legítima, sino necesaria'

Antes de llegar a la Alcaldía, Manuela Carmena aseguraba que toda la jurisprudencia ha determinado que los escraches son "manifestaciones de la libertad de expresión y, por tanto, lícitos". "Todo lo que sea manifestar la protesta en contra de las actitudes que puedan tener determinadas personas que tienen responsabilidad pública es una ejercicio muy importante de nuestra libertad de expresión y hay que asumirlo", decía la regidora.

Leer más...

La cúpula política de Seguridad en Madrid, abucheada por los agentes

La Policía Municipal se harta de ser el 'títere' de Carmena

Carmena golpea de nuevo a la seguridad ciudadana en Madrid

Así destroza Carmena a la Policía Municipal de Madrid

Publicidad
Publicidad