Diario de Información y Análisis de Intereconomía
Los consejos de las eléctricas, ideales

'Puertas giratorias': retiro dorado de los políticos

Los cambios regulatorios, dependientes del capricho del poder político, son la clave del negocio de las eléctricas. Siempre ha sido así y siempre lo será. Por eso los políticos procuran 'portarse bien' con estas agradecidas y poderosas 'damas'.

E.Campano
0
comentarios

Ser consejero de una eléctrica no es ninguna broma; embolsarse doscientos o trescientos mil euros por acudir a trece reuniones anuales es una bicoca que para sí quisieran muchos. Son las llamadas 'puertas giratorias'. Del poder político a la élite financiera. En Francia o en Japón están prohibibas. En España, muchos exservidores públicos se han 'forrado' con ellas.

Los expresidentes, los más listos de la clase

En el caso del Ejecutivo de Mariano Rajoy, las más favorecidas por su 'dedazo' regulador han sido las empresas del sector energético de combustibles fósiles, en detrimento de las renovables. Durante el 'zapaterato' fue más bien al revés. Lo cierto es que, por encima de quienes sean las beneficiadas en unas u otras etapas, en España tenemos varias decenas ya de excargos públicos y políticos, beneficiados por estos 'retiros de lujo' en los Consejos de Administración de las eléctricas. Entre ellos nada menos que dos expresidentes Felipe González y José María Aznar, que trabajan con dos de las grandes compañías energéticas, Gas Natural y Endesa, respectivamente. ¿Por qué puede Borja Prado, presidente de Endesa, contratar a un exjefe de Gobierno como Aznar que no parece en principio un gran experto en materia energética? ¿Quizá como 'abrepuertas' de lujo? Lo mismo puede decirse en el caso del exsecretario General del PSOE. Y es que, la agenda de un expresidente no debe ser moco de pavo, no... Cuando Aznar fichó por Endesa en 2011, se comunicó que recibiría una retribución de 200.000 euros anuales.

Los exvicepresidentes también 'pillan'

Endesa, su filial chilena Chilectra, acoge también a la última vicepresidenta económica del Ejecutivo de Rodríguez-Zapatero, Elena Salgado. En este caso, el escándalo fue mayúsculo porque la ley establece un período mínimo de dos años para que un político que ya no está en ejercicio pueda acceder a un puesto en la empresa privada en el que pueda entender sobre asuntos que hubieran tenidor elación con su anterior responsabilidad. A Salgado debía correrle prisa porque fue fichada nada más salir del Gobierno. Por eso hubo que encajarla por la filial chilena, porque emplearla directamente en la matriz hubiera sido 'too much'.

Otro vicepresidente económico con Zapatero, Pedro Solbes Mira, ministro de Economía también en los últimos gobiernos de Felipe González aterrizó como consejero en Enel, la propietaria de Endesa, desde mayo de 2011. 

Otro distinguido expolítico, Ángel Acebes Paniagua, pasó casi sin solución de continuidad de ser ministro del Interior con José María Aznar -también lo fue de Justicia y de Administraciones Públicas- a pertenecer a la Comisión Ejecutiva delegada de Iberdrola -la eléctrica que preside Ignacio Sánchez-Galán- el órgano delegado del Consejo de Administración. O Manuel Marín, expresidente del Congreso, exvicepresidente de la Comisión Europea y diputado socialista en cinco legislaturas. De ahí, a la presidencia de la Fundación Iberdrola. La misma Iberdrola que acoge a Juan María Atutxa, exconsejero de Interior del Gobierno vasco, expresidente del Parlamento autonómico y presidente de la Fundación Sabino Arana, del PNV. Cargos que abandonó para pasar a ser consejero de Iberdrola Ingeniería y Construcción.

Un maridaje obsceno

'Tenemos grupos muy poderosos en el lobby energético, como Iberdrola y Endesa. Las energía es un sector muy regulado que depende mucho de los cambios normativos de Gobierno y en muchos casos vemos como las grandes empresas energéticas tienen en sus Consejos de Dirección a mucha gente procedente del poder político y a familiares de políticos. Algo muy preocupante'. Es el análisis hecho por Juan Pedro Velázquez-Gaztelu a Rosalina Moreno en Gaceta.es. Velázquez es periodista, delegado en Madrid de 'Alternativas Económicas' y denuncia en su último libro 'Capitalismo a la española' este obsceno maridaje entre élites políticas y económicas. Una coyunda que 'se ha incrementado durante la crisis, contribuyendo a un país más desigual de lo que lo era antes de 2008. La clase media ha perdido poder adquisitivo mientras que las élites económicas no sólo su control del mundo económico sino sus propios ingresos'. Demoledor.

 

 

Publicidad
Publicidad