Diario de Información y Análisis de Intereconomía
SIN CONTAR LOS RESULTADOS DE 2016

La Razón pierde más de 22 millones con Marhuenda como director

La Gaceta
0
comentarios

El diario de Planeta no ha presentado los resultados del año 2016, pero las pérdidas desde su fundación en el año 1998 se acumulan.

La Razón ha perdido más de 22 millones de euros desde que Francisco Marhuenda ostenta el cargo de director. Corría el año 2008 cuando el periodista se hizo con el mando del diario del Grupo Planeta y desde entonces las pérdidas se acumulan, aunque curiosamente en los últimos años los resultados han mejorado.

No existen registros oficiales de resultados, pero según las informaciones publicadas en diferentes medios, el año de la llegada de Marhuenda las pérdidas alcanzaron los 8,5 millones de euros. Mientras que un año después la cifra se reducía a 3,7.

Sin embargo, coincidiendo con los últimos días de José Luis Rodríguez Zapatero al frente del Gobierno, las pérdidas volvieron a elevarse hasta los cinco millones de euros. Con la llegada de Mariano Rajoy al poder, las cifras -aún escandalosas- comenzaron a moderarse. Marhuenda y el resto de directivos de La Razón registraron pérdidas por valor de cuatro millones de euros en 2012 y de 1,5 en 2013.

A partir de 2014 las pérdidas son muy reducidas. En ese año el diario de Planeta no registró beneficio alguno, pero sólo perdió 861 euros, una cifra ridícula si tenemos en cuenta la deriva del periódico. En 2015 la cifra se elevó hasta los 17.984 euros, mientras que los resultados de 2016 son todavía hoy un misterio.

El consejero delegado, en prisión 

(Edmundo Rodríguez Sobrino)

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ordenó el pasado 21 de abril el ingreso en prisión sin fianza para Edmundo Rodríguez Sobrino, consejero delegado de la sociedad Audiovisual Española 2000 -editora de La Razón- y considerado hombre fuerte en Latinoamérica del expresidente madrileño Ignacio González, detenido en la operación Lezo.
 
Rodríguez Sobrino fue presidente de Inassa -filial del Canal en Latinoamérica- hasta que fue cesado por el Ejecutivo regional que preside Cristina Cifuentes tras aparecer su nombre en los papeles de Panamá.
 
El juez cree que fue el responsable de las propuestas para que el Canal invirtiera en 2013 un total 31 millones de dólares en la compra de la brasileña Emissao, empresa que fue "hipervalorada ficticiamente", hasta el punto de que su patrimonio neto al cierre de aquel año era de 10,2 millones de dólares y en tan solo dos años había descendido a 5 millones de dólares. En opinión del magistrado, el desfalco a las arcas públicas tan sólo en la compra de esa empresa ascendería a unos 25 millones de dólares (23,3 millones de euros al cambio actual).
 
También sabe que Rodríguez Sobrino ocultó en un banco suizo una cartera de fondos valorada en 402.239 euros, que regularizó en 2012 acogiéndose a la amnistía fiscal. Así consta en uno de los autos de registro dictados por Eloy Velasco.

Las presiones de Marhuenda

(Cristina Cifuentes)

Las conversaciones en torno a la Operación Lezo revelaron las presiones de Atresmedia a Cristina Cifuentes para proteger al responsable del Canal Isabel II en América y consejero del grupo de comunicación, Edmundo Rodríguez. En ellas se desvela que Paco Marhuenda se puso a las "órdenes" de sus superiores para frenar “a la locuela”, en referencia a la presidenta de la Comunidad de Madrid.  

El presidente de La Razón, Mauricio Casals, tranquilizaba a Rodríguez, testaferro de Ignacio González, con estas palabras: “No te preocupes que esta señora las pasará putas”. Marhuenda asumió el papel y llegó a decirle a Rodríguez que para Atresmedia era “intocable” y que estaba dispuesto a lo que le pidiera para ayudarle en su particular batalla contra Cristina Cifuentes.

La presidenta de la comunidad madrileña recibe, según se desprende de las conversaciones desveladas, calificativos tales como "burda" o "locuela". Los directivos del grupo de comunicación abundan en una pretendida condición de "trepa", de ambiciosa desmedida y con ganas de "hacerse con la presidencia" del partido en Madrid. 

Con el paso de los meses se produjo un inesperado cambio de línea editorial respecto a la presidenta de la Comunidad de Madrid. Y no motivado por razones políticas, sino por el interés del grupo Planeta -máximo dueño de La Razón y de Atresmedia- en ser adjudicatario de una de las dos nuevas universidades que el Gobierno de Cifuentes proyectaba. A partir de ese momento, Cristina Cifuentes pasó a ser amiga de la casa.

Leer más...

Julio Ariza responde a todas las acusaciones por el supuesto chantaje a Rajoy

Bárcenas: 'El supuesto chantaje de Ariza a Rajoy es falso'

Julio Ariza: 'La trama de corrupción del Canal va a seguir dando mucho juego'

El editorial de Julio Ariza sobre las últimas grabaciones del caso Lezo  

Publicidad
Publicidad