Diario de Información y Análisis de Intereconomía
Samanta Villar

De ‘la maternidad quita calidad de vida’ al ‘tirar al niño por el balcón’

La Gaceta
0
comentarios

"A todas las parejas les ha pasado que llega un momento que se imaginan que tiran al niño por el balcón". Es la última perla de la periodista sobre la maternidad. 

Con su cambio a los sábados y decidido a recuperar la audiencia perdida, Sálvame Deluxe invitó la pasada semana a su programa a la periodista Samanta Villar, protagonista de las polémicas declaraciones sobre cómo la maternidad hace perder calidad de vida. 

Lejos de acallarla, la mediática madre decidió avivar la polémica: “A todas las parejas les ha pasado que llega un momento que se imaginan que tiran al niño por el balcón, porque ya no pueden más. Esto, que lo contamos como una anécdota -ay fíjate, yo pensé esto- lo cuentas como una anécdota cuando ha pasado el tiempo pero en ese momento lo vives como algo realmente penoso”, sentenció. Su disertación sobre el hecho de ser madre tuvo, como era de esperar, su respuesta en las redes sociales. Desde quienes apoyaban su afirmación hasta quienes le pedían que no hablara en nombre de “todas las parejas”. ‘¡Qué egocéntrica!”, decía alguna internauta. [Puede ver el vídeo de Villar en este enlace]

Polémica antigua

La polémica sobre la forma de vivir la maternidad de Samanta Villar comenzó el pasado mes de febrero, cuando la periodista afirmó que ser madre le había restado calidad de vida y que no era más feliz ahora que antes de ser madre.

Entre los muchos comentarios como respuesta hubo uno, la carta de Carmen Pinos, que se hizo viral. 

“No puedo estar menos de acuerdo con todo aquello que dice Samanta Villar en este artículo/entrevista. No he leído su libro (ni lo leeré) pero lo que se desgrana de él es, cuanto menos, preocupante.

No entiendo su escala de valores/prioridades. No entiendo que una mujer de 41 años pueda pensar así, no lo alcanzo a comprender.

¿Perder calidad de vida? ¿Qué te pasa Samanta? ¿Qué duermes menos? ¿Qué sales menos? ¿Qué no viajas? ¿Qué no vas a restaurantes de moda? ¿Qué no tienes tiempo para una sesión beauty semanal?

Ya. Ya lo sé. Lo sabemos todas las madres de España (y del mundo) no millonarias y, ¿sabes qué? Que tampoco pasa nada.

Que no me hace infeliz o menos feliz no poder ir a ver todos los estrenos de cine o no irme cada fin de semana a la montaña como hacía antes de convertirme en madre. Me hace mucho más feliz ver como mi hijo aprende a guiñar un ojo o cómo se emociona cuando llegamos a casa.

Llámame simple o conformada. Será un tópico, pero a mí me hace más feliz una tarde de parque de atracciones con mi hijo que una noche de copas con amigos.

¿Qué me gustaría tener más tiempo para mí y a solas con mi marido? Pues sí, pero desde luego no a costa de estar menos tiempo con mi hijo. Pero el Euromillones no toca y no pasa nada. La vida, aún así, a pesar de llevar meses sin hacerme una manicura, es maravillosa.

Creo que esta chica no estaba preparada mentalmente para ser madre y, puesto que es famosa, tiene la oportunidad de volcar su frustración en un libro y dejar perlas como las mencionadas en este artículo para desahogarse y creerse que ha descubierto la piedra filosofal de la maternidad.

En realidad, Samanta, internet ya está lleno de testimonios que cuentan lo horrible que es el posparto y lo duro que es dormir poco los primeros meses/años de la vida de los hijos. Eso puede ser comprensible en mujeres normales, con recursos escasos y sin posibilidad de ningún tipo de ayuda externa, bien de manera habitual o puntual; algo que seguro que no será tu caso.

¿Pero sabes qué? Estoy convencida que son tu mala actitud ante los cambios y tu egoísmo los que te llevan a estar viviendo la maternidad así.

Lo siento mucho por ti, de verdad, me da pena que tengas esos sentimientos y pensamientos tan oscuros. Y espero que muestres a tus hijos más amor del que pareces sentir por ellos tras leer esta entrevista.

Mientras tanto, yo, a todo aquel que quiera escucharla, le contaré mi verdad: que Manuel es lo mejor que me ha pasado, que le ha dado aún más sentido a la maravillosa vida que ya compartía con [omitido por privacidad] y que estamos convencidos de que su hermana no va a hacer más que añadir aún más grados de empalagosa felicidad a nuestro combo familiar. A pesar de las horas de sueño y de Netflix que nos quite’.

Publicidad
Publicidad