Diario de Información y Análisis de Intereconomía
Señores rojeras del Ayuntamiento…

‘¿Sevilla laica?’ La respuesta de Antonio Burgos a los podemitas

“Los rogelios municipales no sé en qué ciudad viven. Creen que toda Sevilla es una inmensa Corrala a su disposición”, lamenta el columnista en su artículo de ABC.

R. C-M
0
comentarios

Antonio Burgos está enfadado con la última propuesta de laicismo radical que Podemos e Izquierda Unida quieren llevar a cabo en Sevilla: eliminar los nombre religiosos de las calles de la ciudad y despojar al arzobispo de su condición de autoridad pública.

 

A ellos, “a ese Frente Popular que le dio a Espadas su Alcaldía de Perdedores”, dedica su último artículo en ABC, en el que denuncia que hayan confundido Sevilla con una corrala a su disposición.

“De momento hay que gastarse una fortuna en azulejos en Los Remedios, donde todas las calles llevan nombre de Vírgenes. Calles que ellos querrán dedicar a La Pasionaria, a Carrillo, a la Checa de Bellas Artes, a la Quema de Conventos, al Gulag y a otros personajes y hazañas de la dictadura del proletariado”, denuncia Burgos, que recuerda a los podemitas el profundo arraigo que la fe tiene en los sevillanos… incluso en algunos votantes de Podemos: “Si es por hacer laica a Sevilla, hijos míos, tenéis que empezar por echar abajo el Giraldillo, porque representa la Victoria de la Fe. De la Fe de Sevilla. Que es, además, la de muchos de vuestros votantes, que ven a la Virgen de su barrio bajo palio, se acuerdan de la estampa que su madre tenía en la mesilla de noche y se les caen dos lagrimones como dos boinas del Che Guevara”.

El artículo íntegro de Antonio Burgos:

¿Lai...? ¡Cá, hombre!

Dios, que está en San Lorenzo, nos libre de un populista y populachero Frente Popular, porque como son tan tolerantes (por la leche que mamó Lenin), van a por la Corona y van a por la Iglesia. Y en Sevilla, donde ese Frente Popular le dio a Espadas su Alcaldía de Perdedores, como les pilla más lejos la Corona, que aquí suena cofradía de vísperas con sabor y paladar antiguos, los del IU y los de Podemos, deseandito gobernar en plan Frente Popular y como si no hubiera caído el Muro de Berlín ni la URSS fuera ahora Rusia, van directamente a por la Iglesia. Y de momento, los muy contradictorios, ¿saben dónde han presentado ante la Prensa las medidas que llevan al pleno municipal de hoy para acabar en Sevilla con todo lo que huela a Iglesia? Pues...¡a la puerta del Palacio Arzobispal! Contradicción de las condiciones objetivas se llama eso en el lenguaje marxista. Pero de Mars, las chocolatinas que han retirado del mercado en un montón de países y que aquí están riquísimas. El rojerío municipal sevillano pide que se le quite al Arzobispo, al sucesor del San Isidoro del escudo de la ciudad, la condición de autoridad pública y de momento se van a su puerta a presentar las papelas demagógicas del pleno de hoy... con lo que lo siguen considerando autoridad. ¡Tequí í ya al Pumarejo! ¡Hombre, por Dios! Por ese Dios que negáis y en El que Sevilla cree tanto que hasta le pone nombres propios: Pasión, Gran Poder, Calvario, Sentencia, Misericordias, Tres Caídas, Salud, Buena Muerte, Cachorro, Cachorro mío...

Los rogelios municipales no sé en qué ciudad viven. Creen que toda Sevilla es una inmensa Corrala a su disposición. Una ciudad donde ellos son los Okupas del Ayuntamiento. Que creo que lo son. Más que representantes democráticos de unas ideas, se creen Okupas del Salón de Plenos. Como tales actúan. Como si el Ayuntamiento fuera una asamblea en una Corrala. ¿Pues no que piden que en la Muy Mariana Ciudad de Sevilla les quiten el nombre a todas las calles dedicadas a asuntos religiosos o imágenes devocionales? Adiós, calle San José. Adiós, calle María Auxiliadora. Adiós, plaza de la Magdalena. De momento hay que gastarse una fortuna en azulejos en Los Remedios, donde todas las calles llevan nombre de Vírgenes. Calles que ellos querrán dedicar a La Pasionaria, a Carrillo, a la Checa de Bellas Artes, a la Quema de Conventos, al Gulag y a otros personajes y hazañas de la dictadura del proletariado. Y de momento habrá que quitar su calle a Sor Angela de la Cruz, que esto es lo más grande del mundo. Si supieran Historia de Sevilla (que no tienen puta idea), sabrían que esa calle se la dedicó a la fundadora de las Hermanas de la Cruz no un Ayuntamiento franquista, sino el primero de la II República, al poco tiempo de morir la Madre de los Pobres en aquella casa (donde por cierto nació Fernando Villalón).

Dejo aparte el mal gusto y groserìa de pedir que el Ayuntamiento pida que se retire la denuncia por escarnio de la religión contra los promotores de la procesión del, digamos, Moño Insumiso. ¡Mira cómo no tienen co...staleros para hacer la procesión del Mahoma Insumiso! No, van a por la Iglesia. Y se meten en contramano, porque no saben que así van contra la mayoría aplastante del sentimiento religioso popular de los sevillanos. Mira cómo aquí no se atreven a hacer como la Carmena en Madrid, cuya última carmenada ha sido suprimir la Semana Santa y llamarla "Semana de las Festividades". Si es por hacer laica a Sevilla, hijos míos, tenéis que empezar por echar abajo el Giraldillo, porque representa la Victoria de la Fe. De la Fe de Sevilla. Que es, además, la de muchos de vuestros votantes, que ven a la Virgen de su barrio bajo palio, se acuerdan de la estampa que su madre tenía en la mesilla de noche y se les caen dos lagrimones como dos boinas del Che Guevara. ¿Sevilla laica? ¿Pero en qué ciudad viven ustedes, señores rojeras del Ayuntamiento? ¿Lai...? ¡Cá, hombre! "Lai" de cola y "lai" de capa; "lai" de cíngulo y "lai" de esparto; "lai" de silencio y "lai" de Banda de Salteras...

Leer más...

Podemos e IU en Sevilla, contra los católicos y a favor de la blasfemia

 

Publicidad
Publicidad