Diario de Información y Análisis de Intereconomía
CARGA CONTRA SUS DETRACTORES

Trueba, el director que insulta a España: 'A los españoles les falta humor'

La Gaceta
0
comentarios

A mediados de noviembre pasado, el director de cine Fernando Trueba estrenó 'La Reina de España' en medio de una enorme polémica en las redes sociales, donde sus detractores pidieron a boicotear la película después de que un año antes, en 2015, el cineasta asegurara "no sentirse español y luchar siempre en favor del enemigo" durante la entrega de un premio nacional

Para Trueba, que ha criticado hasta la extenuación el sentimiento de orgullo nacional, no se trató de una polémica: "Aquí solamente ha existido un lado anónimo insultando a una persona, llamando al boicot, intentando hacer daño y haciéndolo", ha explicado.

El director de la "Niña de tus ojos" considera que todo el movimiento que surgió en su contra se debe a "una gran falta del sentido del humor". "Pero ya sabemos que hay un tipo de personajes que carecen de humor: Franco no tenía humor, Hitler no tenía humor", ha agregado, en clara referencia a los miles de españoles que exigieron la retirada de las subvenciones públicas a su obra. 

Trueba ha considerado que todas las voces que surgieron en su contra tienen que ver con "un estado que se ha generado contra el cine español" cuando es "la penúltima de las actividades industriales en subvenciones de este país". "Pero, ¿por qué solo se habla del cine? Porque hay una pandilla de señores que tienen tribunas y puestos en los medios, que llevan años haciendo una campaña contra el cine español", ha criticado.

Así, el director de cine ha asegurado que se trata de personas "profundamente antiespañoles", ya que es una de las actividades que "más difusión hace de nuestro país, de nuestra cultura, de nuestra geografía, de nuestra manera de ser". "El cine español es una de las cosas que hace auténtico este término que detesto y que me parece estúpido de 'marca España'. Un país no es una marca, es un conjunto de individualidades, de peculiaridades, de actividades, de cosas", ha concluido.

El discurso de la polémica

Todo ocurrió durante su discurso tras recibir el Premio Nacional de Cinematografía, un galardón entregado por el ministerio de Educación, Cultura y Deportes y cuyo premio en metálico, 30.000 euros, sí aceptó de buen grado. El dinero no tiene patria, claro.

Al cineasta no parecía preocuparle la crisis económica -las ayudas del Gobierno a su sector son cuantiosas-, la falta de liderazgo político o la deriva del cine patrio. Todo eso a Trueba le importaba, con perdón, un carajo. El director creía “más preocupante” el rebrote del patriotismo que se está produciendo, según él, en España.

“Estoy encantado en España, pero no me gustan los sentimientos obligatorios”, aseguró Trueba, que parecía no comprender que, de la misma manera que él desprecia la bandera y los símbolos nacionales, hay muchos ciudadanos orgullosos de sentirse españoles y que valoran el privilegio que ello supone.

El cineasta continuó su alegato asegurando que en España “ahora todos los españoles, de derechas e izquierdas, están con banderas y eso a mi no me gusta”.

Unas palabras que no causaron sorpresa de alguien que aseguró que “en caso de guerra, yo iría siempre con el enemigo. Qué pena que España ganara la Guerra de Independencia. Me hubiera gustado que ganara Francia. Nunca me he sentido español, ni cinco minutos. Siempre he estado a favor de las selecciones de los otros países, el único año que fui con la selección española fue cuando ganó el Mundial”.

Una lección de historia no le iría nada mal al bueno de Trueba. Quizás un paseo por Madrid aquel 2 de mayo de 1808, cuando la población se levantó contra el invansor francés, le ayudaría a conocer mejor el carácter español. O tal vez, poniéndonos más románticos, una temporada en el París postrevolucionario donde, en nombre de la libertad, la guillotina se convirtió en juez y parte.

El desprecio de Trueba hacia maestros como Miguel de Cervantes, icono cultural reconocido mundialmente, o Diego Velázquez, mientras ensalza, por el mero hecho de ser extranjeros, las figuras de William Shakespeare o Rembrandt, hace pensar que su odio a España va más allá de los límites de la cordura.

Leer más...

Almodóvar apoya a Trueba: 'El boicot representa lo peor de los totalitarismos'

'Trueba ha escupido al cielo y a la cara de los españoles' 

El público responde al guerracivilismo de Trueba ignorando su película

Almodóvar, tras lo papeles de Panamá: 'Sigo siendo de izquierdas'

Almodóvar y los papeles de Panamá: ‘Mi ignorancia no es excusa’

Publicidad
Publicidad