Diario de Información y Análisis de Intereconomía

La reforma de la Ley de Violencia de Género

La Ley Integral contra la Violencia de Género, vigente en nuestro país desde el año 2004, tiene como principal medida proteger a las mujeres heterosexuales que están siendo maltratadas por parte de sus parejas hombres. Esta Ley quiere erradicar la violencia sobre la mujer pero ¿qué pasa con la violencia que se ejerce sobre los hombres? En estos momentos ellos son los auténticos olvidados.

Esta ley está planteada para que las mujeres que han sido maltratadas tengan garantizados muchos derechos, incluyendo una compensación económica, que en el caso de que careciesen de rentas superiores, en cómputo mensual, al 75% del salario mínimo interprofesional, equivale a 6 meses de subsidio por desempleo.

Del mismo modo, el BOE recoge la defensa jurídica gratuita para aquellas que no puedan permitirse un abogado, un programa específico de empleo para mujeres maltratadas y que las víctimas de violencia de género sean consideradas colectivos prioritarios en el acceso a viviendas protegidas y residencias públicas para mayores, en los términos que determine la legislación aplicable.

En el lado opuesto encontramos a los hombres que también son víctimas de malos tratos. Para ellos, esta ley, aún cuando es necesaria e indiscutible, ha supuesto una discriminación en cuanto a derechos y trato ante la justicia.

Como se suele decir, que los árboles no nos impidan ver el bosque. El hecho de que la violencia machista sea una lacra que debemos eliminar entre todos con urgencia, no quiere decir que el Estado no deba atender las necesidades y problemas de otros ciudadanos. ¿Acaso un médico deja de atender a un paciente sólo porque haya mayor cantidad de enfermos con otro tipo de enfermedad? ¿A que probablemente esto no lo entenderíamos? Pues en el caso de la violencia doméstica debería ocurrir lo mismo.

La conclusión, pues, parece clara: la Ley de Violencia de Género necesita ser reformada, dando cobertura tanto a hombres como mujeres homosexuales, y ampliando además los términos en los que se aprobó hace ya más de 12 años.

Por Susana Doñoro, de Patón&Asociados.

Leer más...

El acoso, una forma de maltrato invisible

La AEAF denuncia el fracaso de la Ley de Violencia de Género

La defensora de hombres maltratados por la Ley de Violencia de Género

Los hombres maltratados, una realidad silenciada

Publicidad
Publicidad