Diario de Información y Análisis de Intereconomía
Francisco Rivera, torero:

‘Tener sólo ocho días al mes para ver a mi hija es inhumano’

Rosalina Moreno
El torero denuncia en GACETA.ES que “en las separaciones, la madre pasa a ser la dueña de los hijos y el padre un mero financiero”.

“Tener sólo ocho días al mes para ver a mi hija es inhumano”. Así lo ha señalado a GACETA.ES el torero Francisco Rivera, que desde hace años lidera una cruzada por la custodia compartida. 

El maestro solicitó en julio de 2012 la custodia de su hija Cayetana -que residía en Madrid con su exmujer, Cayetana Martínez de Irujo-, después de que la pequeña le hubiera pedido vivir con él en Sevilla. Sin embargo, en enero de 2014 la Audiencia Provincial de Madrid le entregó a su expareja su guarda y custodia. “La sentencia fue en contra de mi voluntad y de la de mi hija”, destaca este padre coraje, que se siente víctima de esta “canallada”, posiblemente por ser un personaje público. “Fui absolutamente una víctima, a lo mejor por quien soy. No se me trató como a cualquiera”, manifiesta el torero.

Indica que en muchos casos tendrían que tener la custodia los padres, pero que ésta recae sobre la mujer “de una manera totalmente abusiva”. Destaca que “si alguien se separa, lo hace del hombre o de la mujer y no de sus hijos”, pero lamenta que cuanto esto ocurre “la madre pasa a ser la dueña y el padre un mero financiero, sin ningún derecho”.

Éste es el caso de Fran Rivera, pero en su situación hay miles de hombres separados o divorciados que reclaman que la guarda y custodia compartida de sus hijos tras la ruptura entre los padres sea la norma general y no la excepción. Una situación por la que también aboga el partido de Santiago Abascal, VOX, siempre que no sea perjudicial para el menor. Precisamente, la formación fichó al torero para defenderla en un congreso que organizó en febrero del año pasado.

Concentración en Génova

También lucha por la custodia compartida y porque los abuelos no sean víctimas de las rupturas de pareja la asociación Projusticia. Como cada año, coincidiendo con el Día del Padre, ha celebrado una concentración, a las 12 del mediodía, frente a la sede nacional del PP, en la madrileña calle Génova. Los congregados han pedido la derogación de Ley de violencia de género y la modificación de la del divorcio, que “provocan la orfandad artificial de miles de niños cada año, así como el procesamiento y encarcelamiento de miles de inocentes”.

Francisco Zugasti, presidente de Projusticia, explica a GACETA.ES que exigen la abolición de las “leyes sexistas basadas en la ideología de género” y la modificación la ley del divorcio porque ahora “lleva dentro el germen de la discordia y los incentivos necesarios para alentar un intenso conflicto”.

Destaca que en virtud de esa disposición legal, el derecho humano básico a las relaciones familiares pasa a depender de un absurdo: que dos personas cuyos desacuerdos son tan profundos como para llevarlas al divorcio estén de acuerdo en el aspecto más decisivo y trascendental de ese divorcio, como es la custodia de los hijos, y condena que “la Ley se supedita a la actitud obstruccionista del cónyuge menos colaborador”.

Asimismo, recuerda que desde hace años los sondeos vienen demostrando que la custodia compartida cuenta con el apoyo, no sólo mayoritario, sino del 83% por ciento, según la encuesta Gallup de 2005 y la de DYM de 2010.

Denuncias falsas, 'un mal endémico'

Así las cosas, Francisco Zugasti lamenta que la custodia compartida, que “esté en el corazón de la sociedad, pero no en el del Estado, donde un pequeño núcleo de profesionales de la política defiende con ahínco los intereses del lobby feminista”, y critica que “como hace treinta años, son esos intereses minoritarios los que siguen prevaleciendo contra el sentir unánime de la sociedad”.

Projusticia hace hincapié en que “las cosas pueden ser mucho peores si la Ley de Divorcio se utiliza conjuntamente con la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género” porque en ese caso “cualquier mujer sin escrúpulos puede poner al marido directamente en la calle, previo paso por el calabozo, o en prisión con cualquier denuncia de malos tratos”. “El resultado es que las denuncias falsas en procesos de separación proliferan cada vez más, dado el bajo o nulo coste judicial que tienen para la denunciante”, sentencia, como también que “éstas están poderosamente incentivadas, y acabarán restando credibilidad a las verdaderas”.

En este sentido, afirma que el actual régimen de divorcio, junto con las peculiaridades de la legislación sobre violencia en la pareja, que penaliza en mayor medida al varón y otorga mayor credibilidad a la mujer, y con el imperante clima social de victimización de la mujer y culpabilización del varón, “constituyen el perfecto caldo de cultivo para la denuncia falsa, que de la noche a la mañana convierte a la mujer en beneficiaria absoluta del divorcio”. “Por no hablar de otras ventajas como acceso a puestos de trabajo, vivienda, percepción del paro, permisos de residencia o cursos de formación destinados a supuestas maltratadas, mientras que para el hombre, el efecto judicial inmediato de una denuncia de ese tipo es el alejamiento obligatorio”, añade.

Entonces, al hombre le espera una larga lucha para demostrar su inocencia y que cuando lo consigue tiene que tratar de restablecer los vínculos afectivos con sus hijos.

250 suicidios al año

El presidente de la asociación Projusticia alerta de que actual el régimen de separación y divorcio está teniendo de efectos devastadores para muchos hombres. Tanto es así que asegura que “aumenta desproporcionadamente las tasas de suicidio masculinas”.

Según informa, el número de suicidios asociados al divorcio se ha estimado, en lo que respecta a España, en unos 250 casos al año. También indica que “en torno al 80% de los homicidios de pareja se producen en contextos de divorcio en los que el hombre lo pierde todo y se propicia la reacción violenta y desesperada de personas que sienten que no se les puede quitar ya nada más en su vida”.

Preguntado sobre qué han hecho hasta el momento los sucesivos gobiernos para paliar esta situación y quién la ha fomentado, Zugasti explica que “los Ejecutivos del PP y PSOE no han hecho otra cosa que fomentarla con la paulatina implantación de la ideología de género”.

Subraya que fue el Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero el que implantó en mayor medida la legislación basada en ideología de género, con la Ley del Registro civil, la Ley de ciencia, la de violencia de género, de igualdad, de matrimonios homosexuales, del aborto, del divorcio, entre otras.

Recuerda también la creación del Ministerio de Igualdad, en cuya presentación tras el Consejo de ministros, “ZP dejó bien claro que el Ministerio de Igualdad iba a ser el más importante de todos, pues se encargaría de la implantación de la perspectiva de género en toda la Administración y en la legislación, creando los correspondientes comisariados políticos que dictasen las directrices y se asegurasen de su cumplimiento”.

'Rajoy no ha tocado ninguna de estas aberrantes leyes'

Del sucesor del socialista, el 'popular'  Mariano Rajoy, repueba que “con mayoría absoluta en el Congreso y el Senado no ha derogado ni modificado ninguna de estas aberrantes leyes, ni tampoco el entramado de organizaciones que viven a costa de ellas gracias al dinero que reciben de los Presupuestos del Estado”.

“Es más, Rajoy incluso ha endurecido la legislación de género y ha aumentado el número de estómagos agradecidos que viven de esto, en una bochornosa competición por ser el más “feminista”, sentencia indignado.

Leer más...

Día del padre (separado de sus hijos)

Publicidad
Publicidad