Diario de Información y Análisis de Intereconomía

Tras la cuarta pared

Pocas historias nos conmueven más que las contadas por el cine. El séptimo arte, al valerse de lo mejor de las artes anteriores, tiene un poder especial para afectarnos profundamente.

Una película no solamente nos entretiene durante un par de horas, sino que nos puede transportar, aterrar, afligir, entristecer, alegrar; en definitiva, es una experiencia vicaria que apela de modo directo a nuestros aspectos más genuinamente humanos. Con este gran poder, el cine puede educar la sociedad, enseñar valores, transmitir historias que merecen ser contadas. Desde luego, una gran empresa.

Álvaro Hernández Blanco, amante de las buenas historias, nos trae noticias desde EEUU acerca de los estrenos de cartelera y las novedades realmente destacables en el mundo del espectáculo.

Publicidad