Animales: ¿de San Antón al cielo?