Los perros de rescate, mejores que un GPS