Perros de rescate, los otros héroes del 11S