De Platero al burro Jaime, una visita a Burrolandia