Fracturas, amputaciones, cráneos rotos… las torturas del Frente Popular