Quemar derechistas, la cruel diversión frentepopulista