El teniente Castillo, el ídolo de la izquierda que ordenó disparar contra civiles