El rey y el juicio de la Historia