Sobre Rouco, los escribas y los fariseos