Irene Montero y la oposición textil