Juan Velarde, testigo del gran cambio