Militares en el salón de Colau