Ya lo de caballos en la iglesia parece excesivo