Carta de monseñor Rogelio Livieres al cardenal prefecto de la Congregación para los Obispos