¿Y por qué no le fusilamos ante los muros de la Almudena?