El obispo de Ciudad Real se ha lucido