¿Ha sido Ureña objeto de una maldición canaria?