El catalán que estuvo en el archivo vaticano