Ansón, Franco y el catalán